PROYECTO HUMANO

Estimado Visitante , este es un foro de estudio y preparación para el Nuevo Proyecto Humano , el de aprender a Pensar .
Verás que hacemos un especial incapie en las enseñanzas provenientes del Librepensamiento , debido a la compleja interrelación entre la realidad y lo que verdaderamente percibimos . Y la capacidad de éste , en poder develar el funcionamiento de ambas .
" El Nuevo Paradigma es no seguir sosteniendo ideas heredadas por obligación , inculcadas mediante el miedo y por reiteración , debemos crear nuestro propio pensamiento e ideas dentro de una Libertad Humana y Espiritual "
Únete a nosotros y aprendamos todos juntos .
Los Administradores .

PROYECTO HUMANO


TRANSLATE

Últimos temas

» Fuerza Desconocida
Ayer a las 8:23 pm por Jansef

» Un astrofísico desacredita el mito de la estrella de Belén
Ayer a las 7:58 pm por Jansef

» Nibiru: El Planeta X, ¿culpable de las extinciones masivas en la Tierra?
Ayer a las 7:52 pm por Jansef

» Gran Colapso Económico es inevitable
Ayer a las 7:44 pm por Jansef

» ¿Una inminente Guerra Mundial?
Ayer a las 7:42 pm por Jansef

» Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, y el mundo se tambalea
Ayer a las 7:40 pm por Jansef

» Earthquakes in the World - SEGUIMIENTO MUNDIAL DE SISMOS
Ayer a las 8:52 am por Halfaro

»  Space Weather Forecasts - ESTUDIO DEL SOL Y LA #MAGNETOSFERA , #ASTRONOMÍA
Vie Dic 02, 2016 6:19 pm por Velociraptor

» Profecías 2016
Jue Dic 01, 2016 5:46 pm por Jansef

» Todo apunta que el accidente del avión del Chapecoense se debió a la falta de combustible
Jue Dic 01, 2016 5:38 pm por Velociraptor

» SEGUIMIENTO DIARIO DE AVISTAMIENTOS DE OVNIS
Miér Nov 30, 2016 4:53 pm por Halfaro

» CONFLICTO EN SIRIA #2
Miér Nov 30, 2016 4:39 pm por Halfaro

» CRISIS DE REFUGIADOS EN EL MUNDO
Mar Nov 29, 2016 8:19 pm por Jansef

» Posible fin del bloqueo: EE.UU. y Cuba anuncian la reapertura de sus relaciones diplomáticas
Dom Nov 27, 2016 11:22 am por Jansef

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:25 am por erwino

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:23 am por erwino

» LEY MARCIAL, MEGADESASTRE y posible tercer mandato de OBAMA
Vie Nov 25, 2016 9:31 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE AURORAS BOREALES .
Jue Nov 24, 2016 11:02 pm por Halfaro

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE VOLCANES.
Jue Nov 24, 2016 10:09 am por Halfaro

» El sistema de refrigeración de la central nuclear Fukushima-2 se detiene tras el terremoto
Miér Nov 23, 2016 8:19 pm por Halfaro

» ALERTAS TERRORISTAS GLOBAL
Mar Nov 22, 2016 2:30 pm por Jansef

» Seguimiento de accidentes ferroviarios
Lun Nov 21, 2016 8:36 am por Halfaro

» Un viaje a las maravillas del Cosmos
Sáb Nov 19, 2016 10:19 am por Jansef

» "La física cuántica demuestra que hay vida después de la muerte"
Sáb Nov 19, 2016 9:30 am por Jansef

» Nueva Agenda Universal 2030 y la Encíclica Papal "LAUDATO SÍ"
Vie Nov 18, 2016 2:46 pm por Jansef

» Los medicamentos más recientes para la diabetes están muy cuestionados
Jue Nov 17, 2016 8:29 am por Halfaro

» LA REVOLUCIÓN DEL KIRI, EL ÁRBOL QUE PUEDE SALVAR AL MUNDO
Jue Nov 17, 2016 8:12 am por Halfaro

» Esto es lo mejor que he podido escuchar en años: Putin y Trump se comprometen a mejorar las relaciones entre Rusia y EE.UU.
Lun Nov 14, 2016 7:12 pm por Velociraptor

» Elecciones Presidenciales EEUU: Clinton vs Trump
Sáb Nov 12, 2016 10:06 pm por Halfaro

»  URGENTE!!!! Estudio sobre la próxima #Glaciación# N°2
Sáb Nov 12, 2016 9:44 pm por Halfaro

» Ricardo Rosselló gana la gobernación de Puerto Rico
Sáb Nov 12, 2016 9:01 pm por Jansef

» INFORMES DEL CLIMA EN EL MUNDO
Vie Nov 11, 2016 1:22 pm por Halfaro

» Poderoso fenómeno cósmico amenaza al planeta el día de los comicios en EE.UU.
Mar Nov 08, 2016 8:56 am por Jansef

» Acuerdo de París sobre el Cambio Climático
Lun Nov 07, 2016 7:35 pm por Jansef

» Mas informaciones acerca de un eventual EMP, Evento de Pulso Electromagnético
Lun Nov 07, 2016 7:21 pm por Velociraptor

» Nace Asgardia, el primer Estado extraterrestre de la historia
Sáb Nov 05, 2016 3:37 pm por Electra11

» Gigantesca nube de gas se dirige a nuestra galaxia
Vie Nov 04, 2016 12:35 pm por Jansef

» FUERTE SISMO SE DEJA SENTIR EN CURICO # 6.5 RICHTER
Vie Nov 04, 2016 12:17 pm por CAPUL

» ¿Ha comenzado la "PURGA" en la vida real?
Mar Nov 01, 2016 6:49 pm por Jansef

» La Venida del Mesías a la Tierra se produciría el día 23 de diciembre del año 2016...
Sáb Oct 29, 2016 8:43 am por Jansef

» Tormenta solar a la vista: La Tierra debe prepararse para un golpe "inminente"
Sáb Oct 29, 2016 8:31 am por Jansef

» EEUU y la UE no están preparados para Trump de presidente
Jue Oct 27, 2016 7:11 pm por Jansef

» Misteriosos y Escalofriantes Sonidos se estan escuchando por todo el Mundo
Jue Oct 27, 2016 3:22 pm por Halfaro

» Seguimientos de plantas nucleares y contaminación nuclear. excepto Fukushima!!!
Jue Oct 27, 2016 2:06 pm por Halfaro

» GRAN MEDITACIÓN ARMÓNICA MUNDIAL PERMANENTE PARA MANDAR LUZ AL PLANETA
Miér Oct 26, 2016 3:09 pm por Halfaro

» Un correo electrónico a Podesta advierte del peligro de una extinción global dentro de 20 años
Mar Oct 25, 2016 8:59 pm por Jansef

» ¿Sobrevirirá el mundo una presidencia de Hillary Clinton?
Mar Oct 25, 2016 8:42 pm por Jansef

» ¿Cómo actuar si se produjese una “tormenta solar extrema”?
Lun Oct 24, 2016 4:02 pm por Jansef

» Asteroides del Juicio Final
Sáb Oct 22, 2016 10:36 pm por Jansef

» Oopart. Los 10 objetos fuera del tiempo más extraños
Sáb Oct 22, 2016 4:24 pm por Halfaro

» "El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente"
Sáb Oct 22, 2016 8:39 am por Jansef

» Estados Unidos investiga un ciberataque a gran escala
Vie Oct 21, 2016 9:48 pm por Velociraptor

» La ESA confirma que el módulo Schiaparelli se estrelló contra Marte
Vie Oct 21, 2016 9:15 pm por Jansef

» ESPECIAL. LLEGADA DE JUNO A JÚPITER
Mar Oct 18, 2016 10:37 am por Halfaro

» Seguimiento de conflicto en Yemen
Lun Oct 17, 2016 1:54 pm por Halfaro

» Conflicto en Irak seguimiento
Lun Oct 17, 2016 1:13 pm por Halfaro

» El cambio climático se agrava
Sáb Oct 15, 2016 12:46 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE "ATENTADOS".
Sáb Oct 15, 2016 9:20 am por Halfaro

» Destrucción y hambre en Haití .
Vie Oct 14, 2016 1:05 pm por Halfaro

»  Europa se prepara para un ataque cibernético a gran escala
Jue Oct 13, 2016 4:05 pm por Jansef

» Eventos sísmicos en Isla del #Hierro - #Canarias - 2011-2012-2013-2016
Miér Oct 12, 2016 3:00 pm por Halfaro

» El riesgo de un gran terremoto se dispara en California tras el hallazgo de una nueva falla
Miér Oct 12, 2016 2:54 pm por Halfaro

» Los DOGON, poseen INCREIBLES conocimientos Astronómicos. La CIENCIA incapaz de explicarlo!
Miér Oct 12, 2016 8:28 am por Halfaro

» #Huracán Matthew, golpea Haití con mas de 800 muertos# SEGUIMIENTO DE HURACANES,TIFONES, TORNADOS Y TORMENTAS -
Vie Oct 07, 2016 8:49 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE ANOMALIAS Y OBJETOS EXTRAÑOS CERCA DEL SOL.
Jue Oct 06, 2016 6:39 pm por Jansef

» ¿Obama Presidente de las Naciones Unidas 2017?
Jue Oct 06, 2016 6:32 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO SÍSMICO DE LA FALLA DE SAN ANDRÉS .
Lun Oct 03, 2016 10:32 am por Halfaro

» ¡Al fin!: Un británico de 44 años, el primer ser humano curado del sida
Lun Oct 03, 2016 9:42 am por Halfaro

» Quien es quien? la verdad siempre surge
Dom Oct 02, 2016 5:40 pm por Jansef

» CABALLERO NEGRO SATELITE ANTEDILUVIANO
Dom Oct 02, 2016 9:06 am por Jansef

VISITANTES

Navegación

Amigos


    LA AGRICULTURA MUNDIAL DE FIN DE SIGLO: HACIA UN NUEVO ORDEN AGRICOLA INTERNACIONAL.*

    Comparte

    Halfaro
    Administrador
    Administrador

    Masculino Mensajes : 25586
    Fecha de inscripción : 09/03/2011
    Edad : 42
    Localización : Talca - Chile
    Empleo /Ocio : Administrativo
    Humor : Optimista

    LA AGRICULTURA MUNDIAL DE FIN DE SIGLO: HACIA UN NUEVO ORDEN AGRICOLA INTERNACIONAL.*

    Mensaje por Halfaro el Mar Nov 22, 2011 10:37 am

    LA AGRICULTURA MUNDIAL DE FIN DE SIGLO: HACIA UN NUEVO ORDEN AGRICOLA INTERNACIONAL.*

    Blanca Rubio**

    Introducción

    Durante la década de los ochenta, la agricultura mundial atravesó por un proceso de transformación que cambió sustancialmente el panorama que había prevalecido desde la etapa de la posguerra. El eje central de este cambio lo constituye el surgimiento de un nuevo orden agrícola mundial que emerge en los aZos setenta, pero que se consolida cabalmente en la década pasada.

    Los rasgos más importantes que caracterizan este fenómeno son: 1) Un cambio en la estructura productiva mundial. 2) El surgimiento de una nueva forma de competencia alimentaria internacional. 3) La formación de una nueva división internacional agrícola del trabajo. 4 La centralización del mercado agrícola mundial y 5) El surgimiento de una nueva vía de inserción en el mercado mundial para los países subdesarrollados más avanzados.

    El objetivo de este ensayo consiste en analizar los cambios ocurridos en el mercado mundial durante las últimas dos décadas. Con ello se pretende indagar las causas por las cuáles los sectores campesinos de los países subdesarrollados, perdieron la funcionalidad productiva que los caracterizó durante el periodo de la posguerra, para convertirse en sectores marginados de los circuitos comerciales fundamentales.

    La marginalidad productiva de un amplio grupo de países subdesarrollados y de los sectores campesinos constituye un rasgo esencial del nuevo orden agrícola internacional. Es a la vez, un resultado del carácter excluyente de la nueva división internacional agrícola del trabajo. Este hecho redimensiona cabalmente las relaciones de dominación entre países y de explotación al interior de las economías dependientes. Es, por decirlo de alguna manera, el lado oscuro de la modernización agrícola mundial: el zumo amargo de las nuevas cosechas de avanzada.

    En este fin de siglo y de milenio, el rostro de la agricultura mundial se ha transformado. Entre los rasgos que empiezan a delinearse aparece un nuevo orden agrícola mundial, excluyente y polarizador que deja fuera a los más pobres, a los más atrasados, a los más desposeídos.

    En este nuevo orden, la lucha de los débiles estriba en preservarse, en alcanzar un rol funcional productivo, en pertenecer. Este es el signo perverso de la época.

    1. La competencia alimentaria como base de la lucha por el poder económico mundial y la nueva estructura productiva

    1.1 La producción cerealera.

    Alrededor de los aZos setenta emergió a nivel mundial una nueva estructura productiva comandada por la producción de cereales, granos forrajeros y oleaginosas, que se constituyeron en los cultivos rectores de la competencia a nivel mundial. En rigor, los cereales vinieron a sustituir al algodón como el cultivo que comandaba la competencia durante el periodo de la posguerra. Junto con estos productos, se ubicaron en primer plano la producción ganadera, carne y leche de bovino, puerco y aves, así como la producción de frutas, hortalizas y flores. Más recientemente alcanzarían relevancia también la producción forestal y la producción de cultivos orgánicos.

    Mientras en la etapa de la posguerra las materias primas ocuparon el lugar central en la competencia agrícola mundial, a partir de los aZos setenta, los alimentos se convirtieron en los ejes rectores de la concurrencia agrícola internacional. Este cambio significó dos transformaciones relevantes: en primer término, la producción alimentaria dejó de orientarse fundamentalmente hacia el mercado interior en cada país como había ocurrido en la posguerra, para orientarse hacia el mercado exterior. En segundo término, los países desarrollados, esencialmente Estados Unidos y la Comunidad Económica Europea, se convirtieron en los principales centros productores y exportadores de alimentos a nivel mundial. Con ello surgió propiamente un mercado agroalimentario mundial, constituido por competidores del mismo nivel, con lo cual se instauró como un fenómeno inédito la lucha por los mercados alimentarios. El boom de la producción cerealera a nivel internacional surgió en parte como consecuencia de la entrada de la Unión Soviética como un gran comprador en 1972, hecho que amplió enormemente el mercado cerealero mundial y propició el alza de los precios durante la década de los setenta. Sin embargo, en los aZos ochenta la situación cambió sustancialmente. Este hecho respondió básicamente a la caída de los precios internacionales ocurrida en 1982 y que inauguró una nueva forma de competencia alimentaria a nivel mundial.

    A partir de entonces, la producción cerealera dejó de ser rentable. Se instauró con ello una forma interna de producción en los países desarrollados, basada en altos subsidios al productor, la imposición de precios a la baja en el exterior para ganar mercados y un proceso de sobreproducción mundial que se dio como resultado del elevamiento del volumen productivo, para compensar la caída de los precios. En resumen, se produjo caro y se vendió barato, a la par que los alimentos eran usados como el arma fundamental de la competencia agrícola entre los bloques económicos.

    La agricultura perdió así toda racionalidad económica. Los reiterados intentos por normar el mercado cerealero a través de la Ronda de Uruguay fueron al fracaso, al grado de que, desde 1986 hasta la fecha, las negociaciones permanecen estancadas.

    En el fondo de la irracionalidad económica de la producción cerealera mundial, subyace desde mi perspectiva, la lucha de los bloques más importantes (Estados Unidos, la CEE y Japón), por alcanzar la supremacía, ante la decadencia estadounidense como el polo más poderoso. La pérdida de hegemonía económica de los Estados Unidos, acaecida a mediados de la década de los ochenta, trajo consigo un vacío de poder y con ello una pugna entre los polos principales por alcanzar la supremacía económica mundial. En esta lucha, la seguridad alimentaria cobró una relevancia fundamental. El país que tuviera vulnerada su soberanía alimentaria, estaba fuera de la jugada, pues significaba dejar abierto un flanco muy sensible para doblegar las decisiones políticas y económicas fundamentales.

    En este contexto, junto con la pugna por el poder se impulsó entre los distintos bloques una lucha sin cuartel por convertirse en los exportadores fundamentales de alimentos, por quebrar la autosuficiencia alimentaria de los enemigos y por dominar el mercado cerealero mundial.

    Esta forma de competencia sin embargo, resultó altamente onerosa para los países exportadores de cereales. Según un estudio del Banco Mundial/OCDE “...el costo anual de las subvenciones de la agricultura para los consumidores y los contribuyentes de 24 países industrializados es de aproximadamente 200 000 millones de dólares.” (FAO, 1991:9).

    Si se toma en cuenta que, recientemente los Estados Unidos y Japón han enfrentado fuertes recesiones y el primero un fuerte déficit público, se entenderá que la forma de competencia agrícola constituye un pesado fardo para los países competidores. El resultado más importante de esta situación lo constituye el hecho de que la forma de competencia alimentaria centrada en los subsidios, ha entrado en contradicción con el proceso de reestructuración capitalista mundial. La forma particular como se impulsa la producción alimentaria mundial en este coyuntura, se ha convertido en un fuerte obstá*** para la salida de la crisis del capitalismo internacional. Dicha contradicción se expresa en cuatro formas principales.

    1.- Toda vez que la competencia se basa en fundamentos políticos y no económicos, es decir, se sustenta en la capacidad para pagar altos subsidios con precios externos a la baja y no en el aumento de la productividad del trabajo, esta forma de competencia frena el desarrollo y la aplicación de la nueva tecnología, la biotecnología y biogenética en la agricultura, pues no existe el incentivo de elevar la productividad para reducir costos y elevar las ganancias.

    2.- La agricultura, que constituye la rama atrasada, es en cambio aquella que extrae recursos de la rama que comanda el proceso de acumulación: la industria. En este sentido, la agricultura se convierte en una carga económica, una rama a la que hay que pagar tributo, frenando con ello el avance industrial y afectando la transformación productiva.

    3.- Los países desarrollados se convierten en los productores principales de los cereales y los subdesarrollados en compradores de dichos productos. Esto brindaría la posibilidad de que los últimos se vieran beneficiados con la caída de los precios. Sin embargo, son los perdedores en el mercado mundial cerealero porque pierden la soberanía alimentaria y se ven sujetos a aceptar las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

    4.- La cuarta contradicción es también la más evidente, la más dolorosa. En un mundo de abundancia y sobreproducción mundial de alimentos, acontecen las más agudas hambrunas como en el reciente caso de Somalia, mientras que la desnutrición se ha incrementado fuertemente en los países subdesarrollados.

    El freno al desarrollo capitalista que significa la forma de competencia alimentaria mundial, ha incidido claramente en el declive de la producción cerealera en los últimos aZos, así como en una clara tendencia a que dichos cultivos sean sustituidos como los ejes principales de la competencia y como los cultivos de vanguardia a nivel mundial.

    Durante los aZos ochenta se observa un desaceleramiento de la producción y las exportaciones de los cereales en relación a la década de los setenta. Mientras la producción mundial de granos creció al 2.62% medio anual en el periodo 1971-1980, de 1980 a 1990 creció al 1.70% medio anual. Además, la superficie mundial dedicada a cereales decreció al -0.29% medio anual en el periodo 1980-91.3

    Por otra parte, mientras en 1976 los cereales representaban el 44.21% del volumen producido en la agricultura a nivel mundial, ya para 1991 habían bajado a 42.07%. En cuanto a las exportaciones, se observa que, mientras en 1970 representaban el 13.11% del valor de las exportaciones agrícolas mundiales, ya para 1989 solamente ocupaban el 8.95%.4

    La decadencia de los cereales habla de la exacerbación de las contradicciones a que ha llevado la forma de competencia basada en los subsidios, con lo cual los países productores se han preocupado en los últimos aZos por reducir la producción y orientar los recursos hacia otros productos. Asimismo, aunque siguen siendo los cultivos más importantes de la estructura productiva mundial, se observa una tendencia según la cual, un conjunto de productos como los cultivos no tradicionales de exportación (hortalizas, frutas y flores), los productos forestales y los cultivos orgánicos, tienden a imponerse a nivel mundial como la nueva producción dinámica.

    1.2 La producción de cárnicos, productos animales y granos forrajeros.

    La producción ganadera y sus derivados cobró gran importancia en los aZos setenta, debido en parte a que en este periodo se impuso en los países desarrollados un modelo sustentado básicamente en un alto consumo de proteínas. Para 1980, estos productos alcanzaron su punto más alto en la estructura productiva mundial, pues la carne representó el 3.99% del volumen producido, la leche el 13.36% y los huevos el 0.81%.5 Para 1991 la participación de estos productos se mantiene o crece, excepto en el caso de la leche que registra una reducción importante. A nivel del mercado mundial se observa un crecimiento alto de las exportaciones de carne fresca, refrigerada y congelada, pues en el periodo 1980-90 creció al 5.20%.6 Esta situación responde, en parte, al alza de los precios que se han registrado en el periodo. Mientras en 1975 el precio de la carne de ganado vacuno era de 983 dólares por tonelada métrica, para 1980 había subido a 1475 dólares/ton. y en 1992 alcanzaba la cifra de 1645 dólares/ton.7

    Por su parte, la producción de granos forrajeros ha mantenido una situación de lento crecimiento. La producción mundial de sorgo había crecido al 0.04% anual de 1970 a 1980 y presentó una leve recuperación al incrementarse al 0.31% anual de 1980 a 1991.

    Las exportaciones en cambio decrecieron al -3.24% anual en el periodo 1980-90, con lo cual siguen una tendencia similar a la de los cereales.8

    3. Los nuevos cultivos de vanguardia

    Desde los aZos setenta empezaron a cobrar importancia en la estructura productiva mundial, un conjunto de cultivos, debido esencialmente a su rentabilidad y al crecimiento de los mercados para su colocación. Nos referimos a las hortalizas, frutas y flores y, mas recientemente, a los cultivos orgánicos y la producción forestal.


    Uno de los rasgos más claros de la importancia de dichos productos lo constituye el dinamismo observado en los últimos veinte aZos. Durante el periodo 1970-80, las exportaciones mundiales de las flores, frutas y hortalizas registraron tasas espectaculares de crecimiento: las naranjas y mandarinas crecieron al 11.59%, los limones y toronjas al 14.20%, las manzanas al 11.55%, las papas al 10.45% y los tomates al 12.26%. Toda vez que se partía de volúmenes reducidos de exportación, el incremento inicial fue muy alto. Sin embargo, en la década de los ochenta conservaron tasas del 3 al 6%.En el caso de las flores, inclusive fue superior, pues de 1980 a 1990 las exportaciones crecieron al 8.45%.9

    En cuanto a los productos forestales se observa que, mientras en 1972 los tableros de madera, la pulpa para papel y el papel y cartón representaban el 14.7% del valor de las exportaciones de los productos agropecuarios, pesqueros y forestales a nivel mundial, ya para 1990 representaban el 22.2%.10

    El auge de los nuevos cultivos de vanguardia tiene que ver, desde mi perspectiva con dos factores esenciales: 1) El cambio de los patrones de consumo de los países desarrollados hacia productos dietéticos y naturales y 2) La emergencia de la nueva tecnología, la biotecnología y biogenética, que se aplica más facilmente a este tipo de cultivos -en relación a los cereales- y que ha permitido elevar la productividad y sobre todo la calidad de los productos obtenidos. (Rubio, B. 1991:52).

    Tal situación los ha convertido en los productos más rentables de la agricultura, por lo que atraen importantes inversiones en los países desarrollados.

    En el contexto del declive de los precios de los cereales, los nuevos cultivos de exportación han registrado además precios al alza durante la última década. Por poner un ejemplo, el precio de las naranjas subió de 431 dólares por tonelada métrica en 1975, a 687 en 1980 y a 856 en 1991. Los limones pasaron de 539 dólares por tonelada métrica en 1975 a 952 en 1991.11

    Por otra parte, la producción de los nuevos cultivos se ha impulsado fuertemente en los países desarrollados, como una evidencia de su rentabilidad y competitividad en el mercado. Así por ejemplo, Estados Unidos no tenía registro de exportación de manzanas, naranjas y mandarinas en 1970, mientras que en 1989 se había convertido en uno de los principales exportadores. En el caso de los limones y toronjas, este país participaba con el 23.0% de las exportaciones mundiales en 1970, mientras que para 1990 exportaba el 30.3% del total mundial.12

    A nivel de la estructura mundial de las exportaciones se observa que, los nuevos productos de vanguardia, no tienen aún un peso en el mercado mundial similar al de los cereales. Sin embargo, presentan una tendencia creciente en la participación del valor exportado. Así, mientras en 1985 los vegetales frescos, las uvas, mandarinas, manzanas, naranjas y las flores, representaban el 5.6% del valor mundial de las exportaciones agropecuarias, ya para 1989 representaban el 6.6%.13

    En este contexto, los nuevos cultivos tienden a adquirir cada vez más importancia en el mercado mundial, a la vez que sustituyen a los cereales y granos forrajeros, como los cultivos dinámicos del periodo. Constituyen además los productos más rentables, la vanguardia tecnológica de la rama y van acordes con las nuevas tendencias del capitalismo mundial. Son cultivos que centran la competencia en la calidad del producto y no en la reducción de los costos. Se orientan, además, hacia demandas muy selectas y con precios elevados que en conjunto constituyen rasgos muy similares a los que norman la producción industrial del nuevo orden productivo mundial.

    En resumen, a partir de los aZos setenta, pero particularmente de los ochenta, se establece una nueva estructura productiva centrada en los cereales, los granos forrajeros y oleaginosas, los productos cárnicos y los cultivos no tradicionales de exportación. Con esta nueva estructura productiva ha surgido un nuevo rol de la agricultura mundial en el proceso de globalización que consiste en constituir la base o fundamento de la lucha por el poder económico mundial. La producción alimentaria ha tomado el papel de arma política y con ello se ha establecido una forma de competencia alimentaria mundial basada en la irracionalidad económica, que se ha convertido en un obstá*** a la reestructuración capitalista.

    2. La nueva división internacional agrícola del trabajo.

    El surgimiento de la nueva estructura productiva ha traído consigo un cambio fundamental en la división internacional del trabajo. Aquella metáfora que colocaba a los países subdesarrollados como el campo, y a los desarrollados como la industria a nivel mundial, se ha modificado sustancialmente. La decadencia de los cultivos tradicionales de exportación modificó de raíz el rol de los países subdesarrollados como abastecedores de cultivos tropicales y materias primas de origen agrícola. La importancia de los países desarrollados en la producción agrícola mundial, trastocó cabalmente la vieja división del trabajo. En su lugar ha surgido una nueva.


    2.1 Los países desarrollados.

    Una de las características principales de la nueva división del trabajo agrícola, lo constituye el hecho de que los países desarrollados tienen un peso fundamental como proveedores mundiales, de los cultivos más importantes de la nueva estructura agrícola internacional. Son, por decirlo de alguna manera, los principales exportadores de los cultivos de vanguardia.

    Otra característica es que dichos países incursionan en todos los productos de la nueva estructura: los cereales, granos forrajeros y oleaginosas, los cárnicos y los nuevos cultivos de exportación.

    Aunque existe una especialización por países, se observa una gran pluralidad en la producción y exportación, que implica que un reducido grupo de países cobre presencia en los mercados agrícolas principales.

    Los grandes gigantes agrícolas, Estados Unidos y Francia, son a la vez importantes productores de cereales, carne y cultivos no tradicionales de exportación. Para 1990, Estados Unidos era el primer exportador de cereales a nivel mundial, de sorgo y de frutas frescas y secas, el segundo de carne y el quinto de tomate. Francia era el segundo exportador de cereales, el tercero de carne,el cuarto de sorgo y el primero de manzanas. Otro país con importante contribución al mercado agrícola mundial, y a la vez un polo importante en la lucha económica por el poder mundial, Alemania, es también uno de los que tiene una estructura agrícola más diversificada. Para ese mismo aZo este país era el séptimo productor de cereales, el cuarto de carne, el cuarto de papas,el tercero de frutas en conserva y el séptimo en conservas y legumbres.

    Son los países desarrollados que presentan una estructura más diversificada. Sin embargo, no son los únicos. Australia es un gran exportador de carne y cereales y EspaZa participa de manera importante en los cereales, las frutas y hortalizas. Holanda, Bélgica y Nueva Zelanda tienen un peso importante en la exportación de carne y los nuevos cultivos de vanguardia. Finalmente, un grupo de los países desarrollados cobra importancia en un solo rubro de productos. En la producción de carne sobresalen Dinamarca, Irlanda e Inglaterra, mientras que en las flores, frutas y hortalizas tienen gran peso Italia, Israel y Hong Kong.


    En conjunto, los países que hemos mencionado constituyen el selecto grupo de países desarrollados que dominan la estructura productiva agrícola mundial y su rol en la nueva división agrícola del trabajo es el de productores, vendedores y compradores de los principales cultivos en el mercado mundial.14

    2.2 Los países subdesarrollados

    Entre los países subdesarrollados podemos encontrar dos grandes grupos. Aquellos que se lograron insertar con algún producto en la nueva estructura productiva agrícola internacional, y por tanto tienen un rol definido en la nueva división internacional agrícola del trabajo, y aquellos países que no lograron insertarse productivamente en el mercado mundial y por tanto, están al margen de los circuitos mercantiles fundamentales.

    2.2.1 El grupo de países subdesarrollados que se insertan en la nueva estructura productiva.

    Un conjunto de países que en su mayoría eran exportadores de los cultivos tradicionales durante la etapa de posguerra, lograron insertarse en la nueva producción de vanguardia. Estos países orientaron su estructura productiva hacia el mercado exterior y se integraron a la nueva división del trabajo como productores de los cultivos no tradicionales de exportación, y algunos como exportadores de cereales. Se trata en general de países con mercados internos grandes, que en su mayoría transitaron durante la posguerra por procesos de industrialización sustitutiva e impulsaron una agricultura sustentada en la llamada “modernización agrícola”, con el uso del modelo productivo basado en las semillas mejoradas, los fertilizantes, pesticidas y la maquinaria agrícola. Sin embargo, este conjunto de países se inserta de manera distinta en el nuevo orden agrícola mundial. Encontramos al interior de este grupo de países dos vías claramente diferenciadas. Los que se convierten en exportadores de los nuevos cultivos, pero conservan la autosuficiencia alimentaria, y aquellos que se insertan al mercado con un déficit alimentario interno.

    2.2.1.1 Los países con autosuficiencia alimentaria

    En este grupo econtramos tres modalidades principales:
    un primer grupo de países son exportadores de cereales y de los nuevos cultivos de vanguardia. Son aquellos que tienen una estructura exportadora más diversificada. Se trata en general de países que tienen condiciones climatológicas excepcionales, razón por la cual pueden competir con los países desarrollados en la exportación de cereales. Se trata de Argentina, Tai, Sudáfrica, India, Uruguay y Turquía.

    Para 1991, Argentina era el sexto exportador mundial de cereales, el segundo de maíz y de sorgo, el doceavo de carne, el noveno exportador de manzanas y el octavo de limones y toronjas. Tai era el primer exportador de arroz, el sexto de sorgo y el noveno de flores; mientras que Sudáfrica ocupaba el lugar número dieciocho como exportador mundial de cereales, el cuarto en la exportación de maíz y de naranjas, el sexto en limones y toronjas, el séptimo de uvas y manzanas y el onceavo de flores.

    La India ocupaba el quinceavo lugar como exportador de cereales en el mundo, el quinto en arroz, y el tercero en nueces. Uruguay, por su parte ocupaba el lugar número diecinueve como exportador de trigo y el número catorce como exportador de carne, el treceavo en la exportación de naranjas y el número diecisiete en limones y toronjas.

    Mientras que Turquía ocupaba el treceavo lugar como exportador de cereales, el segundo de nueces, el tercero de limones y toronjas, el noveno de naranjas, el décimo de manzanas, el onceavo de tomates y legumbres en conserva y el sexto de frutas frescas y secas.15

    Otra vertiente es aquella de los países que sólo son exportadores de cereales, como Pakistán, que ocupaba el cuarto lugar mundial en arroz y el veinteavo en trigo para 1991.

    Una tercera modalidad es la de aquellos países que se insertan como exportadores de los nuevos cultivos y conservan la autosuficiencia alimentaria sin ser importantes exportadores de cereales. Tal es el caso de Chile, Colombia, Ecuador, Kenia y Paraguay. Para 1990, Chile era el primer exportador mundial de uvas y el segundo de manzanas, Colombia, el segundo de flores y el número dieciséis de frutas frescas y secas. Ecuador era el primer exportador mundial de plátanos y el octavo de frutas frescas y secas, Kenia el sexto de flores y Paraguay era el quinto exportador de soya.


    2.2.1.2 Los países que se integran como exportadores de los nuevos cultivos pero pierden la autosuficiencia alimentaria

    Más amplio que el grupo anterior es aquel de los países subdesarrollados que se insertaron como exportadores de los nuevos cultivos, pero se convirtieron en importadores del alimento que consume prioritariamente su población. Entre los países más representativos se cuentan, México, Brasil, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Egipto, Marruecos, Irán, Filipinas, Sudan, Malasia, Indonesia, Costa de Marfil, Sri Lanka. Son en su mayoría países que el Banco Mundial clasifica como de ingreso medio bajo y medio alto.16

    Se trata de países que tienen una participación en las exportaciones mundiales, por encima del 0.20%, a la vez que registran una participación en las importaciones mundiales de cereales por encima del 0.50% o bien, aunque su participación es menor, la tasa de crecimiento en el periodo 1980-91 es creciente. A un nivel más detallado, para 1990, México era el cuarto importador mundial de maíz y el segundo de sorgo. Brasil era el octavo importador mundial de cereales para 1991, Egipto, el noveno. Irán era el octavo importador mundial de trigo y el primero de arroz, mientras que Malasia era el décimo importador de arroz. Indonesia ocupaba el lugar número catorce como importadora de trigo y Filipinas el número quince.17

    En cuanto a los nuevos cultivos de exportación, México se inserta al nuevo orden mundial como el cuarto exportador de tomates, el octavo de uvas, el onceavo de limones y ocupa el lugar número dieciséis como exportador de legumbres en conserva. Brasil es el tercero de soya, el séptimo de nueces, y el treceavo de carne. Egipto ocupaba el quinceavo lugar como exportador de naranjas y mandarinas, mientras que Filipinas era el noveno exportador de frutas frescas y secas. Por su parte, Marruecos era el sexto de tomates y el tercero de naranjas; Costa Rica ocupaba el catorceavo lugar como exportador de frutas frescas y secas; Irán era el sexto de nueces, y Honduras el doceavo de frutas frescas y secas.Por su parte, Malasia era exportador importante de nueces, flores y tomates; Indonesia de papas, Costa de Marfil de nueces y Sudán de sorgo.18

    En síntesis, podemos decir que en las últimas dos décadas se instaura una nueva vía de inserción de un grupo de países subdesarrollados en el mercado mundial, caracterizada por la producción agrícola para la exportación de los cultivos de vanguardia con dos modalidades: la de aquellos países que conservan la autosuficiencia alimentaria y la de los que la pierden.


    2.2.2 Los países marginados del nuevo orden agrícola internacional.

    Un amplio grupo de países que en el periodo de la posguerra se orientaron a la exportación de productos tropicales y materias primas, se encuentran en esta nueva división internacional del trabajo fuera del esquema productivo esencial. Algunos persisten en la exportación de los cultivos tradicionales, pero cada vez enfrentan un mercado más estrecho con precios deprimidos. Son los países que carecen de importancia en las exportaciones agrícolas mundiales y además presentan tasas decrecientes en este rubro. Un amplio grupo de países africanos, latinoamericanos y asiáticos, tienen una participación inferior al 0.12% en las exportaciones agrícolas mundiales y presentan un declive durante el periodo 1985-1990: Argelia, Angola, Burundi, República Centroafricana, Chad, Congo, Comores, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Liberia, Libia, Madagascar, Mauritania, Niger, Nigeria, Sierra Leona, Somalia, Uganda y Zaire de Africa; la República Dominicana, El Salvador, Haití, Nicaragua, Perú, Bolivia y Panamá de América Latina y Afganistán, Bangladesh, Bhutan, Irak, Jordania, Mongolia y Nepal de Asia, por mencionar los más relevantes.19

    Paradójicamente, son en su mayoría países en los cuáles la agricultura tiene un peso muy alto en el producto interno bruto, es decir, son países eminentemente agrícolas. Los países africanos registran niveles de la participación de la agricultura en el PIB del orden del 30 al 67% en 1989.20 Son también en su mayoría países que el Banco Mundial clasifica como de ingresos bajos. Entre estos países, un grupo registra una participación en la importaciones mundiales superior al 0.50% o bien ha incrementado la importación de alimentos y presenta problemas de suficiencia alimentaria. Argelia, Burundi, República Centroafricana, Comores, Etiopía, Chad, Gabón, Gambia, Ghana, Liberia, Libia, Mauritania, Sierra Leona, Perú, República Dominicana, El Salvador, Haití, Afganistán, Bangladesh, Butan, Irak y Jordania. En cambio, países como Somalia, Angola, Congo, Niger, Nigeria, Zaire, Nicaragua, Bolivia, Panamá, Mongolia y Nepal, aunque presentan problemas de suficiencia alimentaria, registran una tendencia a la disminución de las importaciones.21


    Sin embargo, el grupo de países que ha aumentado las importaciones de alimentos, tiene poca importancia en el mercado mundial como objetivo para la exportación cerealera de los países desarrollados debido a lo reducido de sus mercados. Más bien han sido objeto de la ayuda alimentaria, como un medio para atemperar la sobreproducción y colocar los excedentes de los países productores.

    Este grupo de países pequeZos, eminentemente agrícolas, está marginado del nuevo orden mundial. Carece de un rol productivo esencial a través del cual insertarse en la nueva estructura productiva, hecho que repercute fuertemente en sus posibilidades de desarrollo.

    En resumen, podemos seZalar que la nueva división internacional del trabajo se compone de un grupo de países desarrollados que producen los nuevos cultivos de vanguardia, un grupo de países subdesarrollados que se insertan como exportadores de los nuevos cultivos de punta, unos con autosuficiencia y otros sin ella y finalmente, un amplio grupo de países también subdesarrollados que carece de un rol productivo funcional, como productores o como compradores.

    3. La centralización productiva del nuevo orden mundial

    Una de las características del nuevo orden mundial lo constituye la concentración de la producción agrícola mundial, de los mercados y los canales de comercialización en un reducido grupo de países, esencialmente desarrollados. La agricultura se ha transformado en una rama que tiene un rol estratégico fundamental en la competencia económica mundial, hecho que la ha colocado como una fuente de poder y de dominio, por lo que ha pasado a ser privativa de los bloques más avanzados. La rama que otrora era símbolo de atraso y subdesarrollo, se ha convertido en atributo esencial de los países desarrollados y en un mercado que cobra relevancia a nivel internacional. Pero no se trata de la agricultura en general; sino de la producción de los cultivos de vanguardia, aquellos que dominan la nueva estructura productiva mundial, esencialmente los granos básicos y los cultivos no tradicionales de exportación.

    La centralización productiva define una serie de características del nuevo orden agrícola mundial. En primer término, implica que un reducido grupo de países desarrollados se convierte en productores, vendedores y compradores de los principales bienes agrícolas. El mundo desarrollado se compra y se vende a sí mismo, como una inmensa serpiente que se muerde la cola.


    Así, en el caso de los cereales cada bloque económico produce internamente el grano básico que constituye la base de la alimentación popular e incluso lo puede también exportar, pero compra del resto de los competidores los otros cereales.

    Estados Unidos, Francia, Holanda y Alemania, son a la vez los principales productores, pero también los más importantes exportadores del mundo desarrollado. Asimismo, son importantes compradores de cereales para 1991, al lado de Japón. Francia ocupaba en 1990 el segundo lugar como exportador de trigo, pero era a la vez el segundo importador mundial de arroz. Japón era el primer importador mundial de maíz y el segundo de trigo, pero ha sido autosuficiente en la producción de arroz. Alemania era el séptimo país exportador de trigo, pero era a la vez el sexto importador de maíz. Estados Unidos, por su parte, era el primer exportador de trigo y de maíz, el segundo de arroz, pero era también importador de arroz y de maíz.

    En segundo lugar, la centralización productiva, trae consigo un fortalecimiento de la competencia agrícola mundial.

    En el caso de los cereales, implica que, sólo un reducido grupo de países con amplios recursos puede ser competitivo como exportador de granos. Así, Estados Unidos, Canadá, Francia, Australia, Argentina y Alemania, exportan el 87.5% del trigo a nivel mundial. Sólo entre Estados Unidos y Francia exportan el 88.48% del maíz, mientras que entre Estados Unidos, Tai, Italia, Pakistán y la India, exportan cerca del 80% de la producción de arroz para 1990.22

    Tal concentración del mercado cerealero habla de que no cualquier país puede ser exportador de granos. Se requiere de enormes recursos para sostener una competencia sustentada en producir caro para vender barato. Así por ejemplo, aunque China desplazó en 1980 a Estados Unidos como el primer productor de cereales a nivel mundial no tiene, sin embargo, ningún peso como exportador.

    En el caso de los nuevos cultivos de exportación, la forma de competencia internacional implica dos cuestiones. La primera es que constituyen cultivos muy costosos por la aplicación de la nueva tecnología, pero también por el hecho de ser intensivos en capital y trabajo, razón por la cual sólo las grandes empresas pueden participar en ellos. En segundo lugar, dicha competencia enfrenta a los países subdesarrollados que lograron insertarse en el nuevo orden mundial con los países desarrollados, en condiciones tecnológicas y de recursos muy desiguales. Si bien se tiene la ventaja comparativa de los bajos salarios, se carece de capital para impulsar los cultivos. A diferencia de la vieja división internacional del trabajo en la cual nuestros países exportaban bienes que no eran producidos por los países desarrollados, ahora se da una competencia con ellos por lo que se ha impuesto como una necesidad insoslayable para los países subdesarrollados, abrir las puertas al capital extranjero para impulsar una producción interna competitiva a nivel internacional.


    En tercer lugar, la forma de competencia internacional trae como consecuencia un orden agrícola muy excluyente, que margina a un conjunto de países pequeZos eminentemente agrícolas, pero también deja fuera a amplios sectores de campesinos de los países subdesarrollados: en la producción de cereales, por la concentración productiva que se desarrolla en los países centrales y en la producción de los cultivos no tradicionales de exportación, por los enormes montos de capital que se requieren para producirlos. En este sentido, la crisis que atraviesa la economía campesina durante los aZos ochenta es resultado del carácter excluyente del nuevo orden agrícola mundial, que ha dejado sin funcionalidad económica a este sector, pero además ha impulsado la liberalización de sus recursos naturales para ser aprovechados por el capital. Ello ha traído consigo el fortalecimiento de la descampesinización de los sectores más pobres y débiles de la población rural en los países dependientes.

    Una cuarta consecuencia del nuevo orden mundial lo constituye la estrechez de la demanda efectiva de alimentos y bienes agrícolas. El carácter excluyente del nuevo orden y la marginación que trae consigo, reduce enormemente el grupo de compradores. Así, en el caso de los cereales, la marginación de un amplio grupo de países lleva a que los mercados se reduzcan, a la vez que se instaure un proceso de sobreproducción estructural, y se agudice la competencia por ganar mercados y fracturar la autosuficiencia alimentaria de los bloques en pugna.

    En el caso de los nuevos cultivos de exportación se trata, esencialmente, de productos que se dirigen a mercados selectos, como los cultivos orgánicos, las frutas y las flores, que implica también una reducción del mercado.

    En resumen, es una competencia internacional con mercados restringidos y sobrantes productivos en el contexto de hambrunas, desnutrición y carencia de alimentos en los países subdesarrollados. La producción agrícola se ha industrializado, se ha convertido en una rama estratégica en la pugna por el poder y se ha tranformado en un atributo de los países desarrollados. Los alimentos son ahora privativos del primer mundo y con ello, la dominación de los países dependientes se centra en el hambre.

    4. México y la nueva vía de inserción en el mercado
    mundial


    México constituye un caso representativo de la nueva vía de inserción de los países subdesarrollados al mercado mundial, en la modalidad de los importadores de alimentos.

    A principios de la década de los noventa nuestro país era un importante productor de cereales a nivel mundial, pues ocupaba el onceavo lugar mundial en 1991. Era el quinto productor mundial de maíz. En las leguminosas y granos forrajeros tenía también un papel destacado. Era el quinto productor mundial de frijol y el tercer productor mundial de sorgo.23 Sin embargo, era el cuarto importador mundial de maíz y el segundo de sorgo para 1990.24

    La paradójica situación de ser un país productor a nivel mundial de cereales a la vez que un gran importador, es el resultado del desestímulo a la producción cerealera que se fortaleció claramente durante los aZos ochenta. La caída de los precios en términos reales, aunada a la disminución de los recursos para el campo y al alza de los costos de producción, desembocó en una producción que no crece acorde con el incremento de la población. Aunque seguimos siendo un país con grandes volúmenes de producción de granos, por la tradición cultural y la fuerte presencia de los campesinos en la siembra de cereales, persiste un déficit estructural del alimento esencial de la población.

    Durante la década de los ochenta decreció la producción de arroz al 1.2% mientras que la producción de maíz y de sorgo se desaceleró respecto a la década anterior. En los aZos ochenta, si bien cayó la tasa de crecimiento de las importaciones de cereales, en volumen se mantuvieron por encima de los ocho millones de toneladas.25

    Esto significa que la dependencia alimentaria se ha convertido en un rasgo estructural de la agricultura mexicana, en el sentido de que existe una incapacidad productiva interna para abastecer la demanda nacional de granos básicos.

    En cuanto a la inserción de nuestro país como exportador de los cultivos no tradicionales, se observa que durante los aZos ochenta se generó un fuerte crecimiento en la producción de las frutas y hortalizas. La manzana creció al 6.5%, el melón al 6.1%, la nuez al 5.87%, el aguacate al 5.0%. El tomate por su parte creció al 3.08% medio anual.26

    No obstante, aunque se observa un crecimiento alto de la producción, el cambio cualitativo que ocurre durante los aZos ochenta se ubica en el terreno de las exportaciones.

    México no aparece registrado entre los principales países exportadores de naranjas, limones, plátanos, uvas y mandarinas en los aZos de 1970 y 1980. En cambio, a partir de 1985 se inicia su registro y presenta elevadas tasas de crecimiento de este aZo a 1990. En el caso de las uvas ocupaba ya para este aZo el octavo lugar mientras que en el caso del limón ocupaba el doceavo lugar mundial. En la producción de legumbres frescas y congeladas tenía el cuarto lugar y había registrado una tasa de crecimiento medio anual del 7.4% de 1980 a 1989. En el caso de las flores ocupaba para 1990 el lugar número dieciseis y había crecido al 18.3% en este periodo. El caso más claro, empero, es el del tomate. Mientras en 1970 no había registro de México entre los principales exportadores, para 1990 ocupaba el cuarto lugar a nivel mundial.


    Esta situación habla de que, durante los aZos ochenta, se inició propiamente la inserción de nuestro país como un importante exportador de los nuevos cultivos, con lo cual se integró con un rol funcional en el nuevo orden mundial.

    En este contexto, la vía de inserción de nuestro país en la nueva división internacional del trabajo lo coloca como un comprador de granos y un vendedor de flores, frutas y hortalizas. Esta vía de inserción tiene las siguientes características.

    1.- Los nuevos cultivos no necesariamente sustituyen superficialmente a los granos, pero se da en cambio una orientación de los recursos que privilegia la producción para la exportación en detrimento de la producción alimentaria.

    2.- Se gesta una nueva estructura productiva en la cual los cultivos de exportación tienden a convertirse en los productos de punta, tanto porque son los más rentables como porque son aquellos en los cuáles se ha aplicado ya la nueva tecnología.

    3.- El impulso de esta estructura productiva trae como consecuencia, por la forma como se introduce, el deterioro de la producción campesina. Toda vez que este sector se orienta principalmente a la producción de maíz y frijol y estos cultivos no son prioritarios para la estrategia agrícola, los campesinos se tornan infuncionales económicamente para el capital y el estado.

    Desde esta perspectiva, las modificaciones al artí*** 27 constitucional aprobadas en 1992, liberan los recursos productivos del campo, las tierras y la fuerza de trabajo, con el fin de generar las condiciones que fortalezcan la producción orientada hacia el mercado exterior.

    4.- México constituye un mercado importante a nivel mundial. Tanto en su calidad de comprador de cereales, por el volumen de las importaciones como en el terreno de las exportaciones de nuevo cuZo. En este sentido, se convierte en un “socio” atractivo en la formación de los bloques regionales. Las negociaciones para el Tratado Trilateral de Libre Comercio, apuntan a una integración más estrecha con Estados Unidos, que constituye el principal comprador y vendedor de productos agrícolas con nuestro país.


    5. A manera de conclusión

    En el nuevo orden agrícola mundial, un reducido grupo de países subdesarrollados ha logrado insertarse con un rol funcional productivo. Para la mayoría de ellos, esto significa el impulso de una vía de desarrollo profundamente polarizadora y excluyente, centrada en el capital extranjero, que trae como consecuencia el desmantelamiento de los sectores campesinos, el deterioro de la producción cerealera, y con ello una situación de vulnerabilidad económica y política. A pesar de todo, sin embargo, no son en todo caso, los que han corrido la peor suerte.

    Queda claro también, que la nueva vía de inserción de los países subdesarrollados al orden agrícola internacional, no es fatalmente una vía que condene a los países a la dependencia alimentaria. Es posible insertarse productivamente en el mercado mundial y preservar la suficiencia alimentaria, como es el caso de Chile, Argentina, la India, etc. Esta modalidad permite conservar la soberanía y fortalecer las negociaciones económicas y políticas con los países desarrollados. Es lo que podemos llamar la inserción de los países subdesarrollados en las condiciones menos malas.

    En esta coyuntura de lucha mundial por el poder, de reestructuración capitalista y reordenamiento agrícola mundial, los campesinos enfrentan una situación adversa. Su lucha por preservarse, por alcanzar la autosuficiencia alimentaria, por conservar los recursos naturales, es también, a otro nivel, la lucha por alcanzar una vía de inserción que garantice la autonomía económica y política de los pueblos y permita mejores condiciones de vida y de trabajo para la población trabajadora.

    http://132.248.35.1/bibliovirtual/Libros/Dabat/html/3rubio.htm


    Halfaro
    Administrador
    Administrador

    Masculino Mensajes : 25586
    Fecha de inscripción : 09/03/2011
    Edad : 42
    Localización : Talca - Chile
    Empleo /Ocio : Administrativo
    Humor : Optimista

    Re: LA AGRICULTURA MUNDIAL DE FIN DE SIGLO: HACIA UN NUEVO ORDEN AGRICOLA INTERNACIONAL.*

    Mensaje por Halfaro el Mar Nov 22, 2011 10:43 am

    Un planeta en venta – El nuevo orden agrícola mundial
    Posted on 17 noviembre, 2011 by manolox



    Cada vez es más común que las grandes multinacionales dirijan sus intereses hacia la tierra de cultivo. En los últimos tres años, las inversiones en tierras han propiciado que más de cincuenta millones de hectáreas cambien de manos. Grupos financieros, industriales e incluso gobiernos de países ricos están dedicándose a la producción de alimentos en terceros países, por lo general más pobres y que ya tienen problemas para garantizar la seguridad alimentaria de sus habitantes.

    En el año 2009, 50 millones de hectáreas de tierra de cultivo cambiaron de manos en todo el mundo y, actualmente, gran cantidad de superficie de cultivo se encuentra en trámites de venta. Con una población mundial que se prevé alcance los 9.200 millones en 2050 y con una enorme escasez de recursos naturales debida a su sobreexplotación, la actual demanda de alimentos va a aumentar de forma exponencial.

    Los problemas de abastecimiento de alimentos, de los que el aumento de precios que se vivió en 2008 y las posteriores revueltas en diversos países en todo el mundo fueron un indicativo, han empeorado desde el comienzo de la actual crisis económica, hace tres años.

    Desde entonces diversos organismos (entre los que se encuentran gobiernos que dependen mayoritariamente de la exportación para garantizar la alimentación de sus ciudadanos o que temen por su seguridad alimentaria; grandes grupos financieros internacionales; las multinacionales de la alimentación y bancos y fondos de pensiones) han iniciado una carrera frenética por hacerse con tierras de cultivo en cualquier rincón del planeta. Esta importante demanda favorece la especulación, como en el caso de Etiopía, país que recurre a la ayuda internacional para alimentar a su población y que no duda a la hora de vender sus tierras de cultivo.

    La cadena de televisión francoalemana ARTE TV ha realizado un documental en tres continentes con el objetivo de mostrar una visión del nuevo orden agrícola internacional. El documental “Planeta en Venta”, realizado por Alexis Marant, ha llevado a cabo una rigurosa investigación para informar al público sobre los entresijos de esta carrera por el oro verde, que puede convertirse en la tercera ola de deslocalizaciones después de la industria y los servicios.

    El documental “Planeta en Venta” es el resultado de un año y medio de investigación por pare de su director y fue rodado entre Arabia Saudita, Argentina, Uruguay, Nueva York y Roma.

    La estructura del documental se apoya en tres personajes reales que ilustran tres diferentes perfiles de inversores: un funcionario público cuyo estado le envía en busca de soluciones para garantizar el abastecimiento de su país; un empresario de la industria agroalimentaria proveniente de un país emergente; y un representante del mundo de los negocios.

    Según el director, “este es un tema muy conflictivo del que depende la suerte de millones de personas que, al no causar mucho ruido en la opinión pública, no se está tratando con el rigor que se merece.”

    Descarga eD2K “Un planeta en venta” (Archivo *.avi-625mb)


    http://132.248.35.1/bibliovirtual/Libros/Dabat/html/3rubio.htm


      Fecha y hora actual: Dom Dic 04, 2016 4:14 am