PROYECTO HUMANO

Estimado Visitante , este es un foro de estudio y preparación para el Nuevo Proyecto Humano , el de aprender a Pensar .
Verás que hacemos un especial incapie en las enseñanzas provenientes del Librepensamiento , debido a la compleja interrelación entre la realidad y lo que verdaderamente percibimos . Y la capacidad de éste , en poder develar el funcionamiento de ambas .
" El Nuevo Paradigma es no seguir sosteniendo ideas heredadas por obligación , inculcadas mediante el miedo y por reiteración , debemos crear nuestro propio pensamiento e ideas dentro de una Libertad Humana y Espiritual "
Únete a nosotros y aprendamos todos juntos .
Los Administradores .

PROYECTO HUMANO


TRANSLATE

Últimos temas

» Nibiru: El Planeta X, ¿culpable de las extinciones masivas en la Tierra?
Ayer a las 4:07 pm por Jansef

» ¿Una inminente Guerra Mundial?
Ayer a las 4:04 pm por Jansef

» Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, y el mundo se tambalea
Ayer a las 3:59 pm por Jansef

»  Abren la tumba de Cristo por primera vez en siglos
Ayer a las 3:47 pm por Jansef

» Earthquakes in the World - SEGUIMIENTO MUNDIAL DE SISMOS
Dom Dic 04, 2016 5:57 pm por Halfaro

» Internet podría colapsar este año
Dom Dic 04, 2016 5:34 pm por Jansef

» Nueva Agenda Universal 2030 y la Encíclica Papal "LAUDATO SÍ"
Dom Dic 04, 2016 5:24 pm por Jansef

»  Space Weather Forecasts - ESTUDIO DEL SOL Y LA #MAGNETOSFERA , #ASTRONOMÍA
Dom Dic 04, 2016 6:59 am por Velociraptor

» Todo apunta que el accidente del avión del Chapecoense se debió a la falta de combustible
Dom Dic 04, 2016 6:51 am por Velociraptor

» Fuerza Desconocida
Sáb Dic 03, 2016 8:23 pm por Jansef

» Un astrofísico desacredita el mito de la estrella de Belén
Sáb Dic 03, 2016 7:58 pm por Jansef

» Gran Colapso Económico es inevitable
Sáb Dic 03, 2016 7:44 pm por Jansef

» Profecías 2016
Jue Dic 01, 2016 5:46 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DIARIO DE AVISTAMIENTOS DE OVNIS
Miér Nov 30, 2016 4:53 pm por Halfaro

» CONFLICTO EN SIRIA #2
Miér Nov 30, 2016 4:39 pm por Halfaro

» CRISIS DE REFUGIADOS EN EL MUNDO
Mar Nov 29, 2016 8:19 pm por Jansef

» Posible fin del bloqueo: EE.UU. y Cuba anuncian la reapertura de sus relaciones diplomáticas
Dom Nov 27, 2016 11:22 am por Jansef

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:25 am por erwino

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:23 am por erwino

» LEY MARCIAL, MEGADESASTRE y posible tercer mandato de OBAMA
Vie Nov 25, 2016 9:31 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE AURORAS BOREALES .
Jue Nov 24, 2016 11:02 pm por Halfaro

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE VOLCANES.
Jue Nov 24, 2016 10:09 am por Halfaro

» El sistema de refrigeración de la central nuclear Fukushima-2 se detiene tras el terremoto
Miér Nov 23, 2016 8:19 pm por Halfaro

» ALERTAS TERRORISTAS GLOBAL
Mar Nov 22, 2016 2:30 pm por Jansef

» Seguimiento de accidentes ferroviarios
Lun Nov 21, 2016 8:36 am por Halfaro

» Un viaje a las maravillas del Cosmos
Sáb Nov 19, 2016 10:19 am por Jansef

» "La física cuántica demuestra que hay vida después de la muerte"
Sáb Nov 19, 2016 9:30 am por Jansef

» Los medicamentos más recientes para la diabetes están muy cuestionados
Jue Nov 17, 2016 8:29 am por Halfaro

» LA REVOLUCIÓN DEL KIRI, EL ÁRBOL QUE PUEDE SALVAR AL MUNDO
Jue Nov 17, 2016 8:12 am por Halfaro

» Esto es lo mejor que he podido escuchar en años: Putin y Trump se comprometen a mejorar las relaciones entre Rusia y EE.UU.
Lun Nov 14, 2016 7:12 pm por Velociraptor

» Elecciones Presidenciales EEUU: Clinton vs Trump
Sáb Nov 12, 2016 10:06 pm por Halfaro

»  URGENTE!!!! Estudio sobre la próxima #Glaciación# N°2
Sáb Nov 12, 2016 9:44 pm por Halfaro

» Ricardo Rosselló gana la gobernación de Puerto Rico
Sáb Nov 12, 2016 9:01 pm por Jansef

» INFORMES DEL CLIMA EN EL MUNDO
Vie Nov 11, 2016 1:22 pm por Halfaro

» Poderoso fenómeno cósmico amenaza al planeta el día de los comicios en EE.UU.
Mar Nov 08, 2016 8:56 am por Jansef

» Acuerdo de París sobre el Cambio Climático
Lun Nov 07, 2016 7:35 pm por Jansef

» Mas informaciones acerca de un eventual EMP, Evento de Pulso Electromagnético
Lun Nov 07, 2016 7:21 pm por Velociraptor

» Nace Asgardia, el primer Estado extraterrestre de la historia
Sáb Nov 05, 2016 3:37 pm por Electra11

» Gigantesca nube de gas se dirige a nuestra galaxia
Vie Nov 04, 2016 12:35 pm por Jansef

» FUERTE SISMO SE DEJA SENTIR EN CURICO # 6.5 RICHTER
Vie Nov 04, 2016 12:17 pm por CAPUL

» ¿Ha comenzado la "PURGA" en la vida real?
Mar Nov 01, 2016 6:49 pm por Jansef

» La Venida del Mesías a la Tierra se produciría el día 23 de diciembre del año 2016...
Sáb Oct 29, 2016 8:43 am por Jansef

» Tormenta solar a la vista: La Tierra debe prepararse para un golpe "inminente"
Sáb Oct 29, 2016 8:31 am por Jansef

» EEUU y la UE no están preparados para Trump de presidente
Jue Oct 27, 2016 7:11 pm por Jansef

» Misteriosos y Escalofriantes Sonidos se estan escuchando por todo el Mundo
Jue Oct 27, 2016 3:22 pm por Halfaro

» Seguimientos de plantas nucleares y contaminación nuclear. excepto Fukushima!!!
Jue Oct 27, 2016 2:06 pm por Halfaro

» GRAN MEDITACIÓN ARMÓNICA MUNDIAL PERMANENTE PARA MANDAR LUZ AL PLANETA
Miér Oct 26, 2016 3:09 pm por Halfaro

» Un correo electrónico a Podesta advierte del peligro de una extinción global dentro de 20 años
Mar Oct 25, 2016 8:59 pm por Jansef

» ¿Sobrevirirá el mundo una presidencia de Hillary Clinton?
Mar Oct 25, 2016 8:42 pm por Jansef

» ¿Cómo actuar si se produjese una “tormenta solar extrema”?
Lun Oct 24, 2016 4:02 pm por Jansef

» Asteroides del Juicio Final
Sáb Oct 22, 2016 10:36 pm por Jansef

» Oopart. Los 10 objetos fuera del tiempo más extraños
Sáb Oct 22, 2016 4:24 pm por Halfaro

» "El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente"
Sáb Oct 22, 2016 8:39 am por Jansef

» Estados Unidos investiga un ciberataque a gran escala
Vie Oct 21, 2016 9:48 pm por Velociraptor

» La ESA confirma que el módulo Schiaparelli se estrelló contra Marte
Vie Oct 21, 2016 9:15 pm por Jansef

» ESPECIAL. LLEGADA DE JUNO A JÚPITER
Mar Oct 18, 2016 10:37 am por Halfaro

» Seguimiento de conflicto en Yemen
Lun Oct 17, 2016 1:54 pm por Halfaro

» Conflicto en Irak seguimiento
Lun Oct 17, 2016 1:13 pm por Halfaro

» El cambio climático se agrava
Sáb Oct 15, 2016 12:46 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE "ATENTADOS".
Sáb Oct 15, 2016 9:20 am por Halfaro

» Destrucción y hambre en Haití .
Vie Oct 14, 2016 1:05 pm por Halfaro

»  Europa se prepara para un ataque cibernético a gran escala
Jue Oct 13, 2016 4:05 pm por Jansef

» Eventos sísmicos en Isla del #Hierro - #Canarias - 2011-2012-2013-2016
Miér Oct 12, 2016 3:00 pm por Halfaro

» El riesgo de un gran terremoto se dispara en California tras el hallazgo de una nueva falla
Miér Oct 12, 2016 2:54 pm por Halfaro

» Los DOGON, poseen INCREIBLES conocimientos Astronómicos. La CIENCIA incapaz de explicarlo!
Miér Oct 12, 2016 8:28 am por Halfaro

» #Huracán Matthew, golpea Haití con mas de 800 muertos# SEGUIMIENTO DE HURACANES,TIFONES, TORNADOS Y TORMENTAS -
Vie Oct 07, 2016 8:49 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE ANOMALIAS Y OBJETOS EXTRAÑOS CERCA DEL SOL.
Jue Oct 06, 2016 6:39 pm por Jansef

» ¿Obama Presidente de las Naciones Unidas 2017?
Jue Oct 06, 2016 6:32 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO SÍSMICO DE LA FALLA DE SAN ANDRÉS .
Lun Oct 03, 2016 10:32 am por Halfaro

» ¡Al fin!: Un británico de 44 años, el primer ser humano curado del sida
Lun Oct 03, 2016 9:42 am por Halfaro

VISITANTES

Navegación

Amigos


    La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    Comparte

    Invitado
    Invitado

    La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    Mensaje por Invitado el Sáb Oct 22, 2011 11:06 pm

    La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    La capacidad que tienen las narrativas de moldear el mundo es estudiada incluso por la agencia militar DARPA... Un análisis neuropolítico muestra que la realidad colectiva que vivimos es una construcción basada en el lenguaje y que si queremos transformar nuestra realidad debemos de transformar nuestra narrativa



    Probablemente la gran aportación del pensamiento filosófico de la última mitad del siglo veinte fue estructurar –y ahondar en– la noción de que el lenguaje construye la realidad que experimentamos. Desde la famosa frase de Wittgenstein de “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo” a la incansable desprogramación de Carlos Castaneda, bajo la máxima de que la descripción del mundo que nos hacemos se convierte en el mundo que percibimos, el psicoanálisis lacaniano o los túneles de realidad de Robert Anton Wilson (por sólo citar algunos ejemplos), se consolida en la conciencia humana una idea que pertenece a la tradición oculta de la magia. Esta inseminación psíquica colectiva –de la realidad como un constructo lingüístico– se refuerza con los lenguajes de programación informática –en los que percibimos directamente que lo que vemos es en realidad la representación de un código, de un lenguaje.

    Esta noción que nace de la magia y del arte –donde decir es mover una fuerza psíquica, que puede volverse física– ha sido finalmente aprehendida por la neurociencia en las últimas décadas, descubriendo que para el cerebro humano escuchar una historia es prácticamente lo mismo que vivirla –tal es el poder de la narrativa. Y ahora no son sólo los neurocientíficos que estudian las nueronas espejo o las compañías de neurormarketing las que están interesadas en estudiar “la neurobiología de las narrativas”, la misma DARPA, la agencia de tecnología militar de Estados Unidos co-responsable del Internet, recientemente mostró interés por entender –y cuantificar– los mecanismos con los que operan las narrativas. Los militares y los agentes secretos se han infiltrado a la clase de literatura.

    DARPA, que maneja miles de milones de dólares para desarrollar tecnología de punta de lanza, sostuvo la conferencia Narrative Networks (N2): The Neurobiology of Narratives, como parte de un programa interesado en medir los efectos de contar historias en el ser humano. El coronel William Casebeer, quien presidió esta conferencia, dijo: “Si fuera apostador diría que hay ciertas historias que pueden ser adictivas y, neurobiológicamente hablando, no tan distintas de inhalar un poco de cocaína”. (¿Cómo que droga es la historia que tú te cuentas?). Leamos lo que piensa DARPA, con su característico lenguaje militar intrincado, de los efectos de las narrativas:

    “El impacto de las narrativas en la psicología humana abarca desde qué eventos recordamos con mayor facilidad hasta nuestras decisiones sobre importantes conductas fundacionales que definen nuestro grado de confianza en los demás. Ya que el cerebro humano es la causa próxima de nuestras acciones, las narrativas tienen un impacto directo en los procesos neurobiológicos de los receptores y de los emisores. Entender como las narrativas informan los procesos neurobiológicos es crítico si queremos determinar que efecto tienen las narrativas sobre la psicología y la neurobiología de las decisiones humanas y sus comportamientos, y pueden asistir en todo lo que va desde explorar cómo el trastorno de estrés post-traumático es influenciado por la repetición del evento hasta entender los pensamientos y sentimientos de otras personas”.



    De maner un poco obtusa, DARPA parece descurbir que las narrativas son sentimientos encapsulados con los cuales una persona puede empatizar y por otro lado que las narrativas actúan directamente sobre las neuronas, afectando los procesos neurales con los que se decide hacer algo –y no otra cosa.

    Evidentemente el interés de DARPA es poder aplicar esto en el campo de batalla –y no holgarse en los fascinantes misterios de la mente humana. Casebeer nota que una narrativa convincente puede sellar la resolución de un bombardero suicida y sugiere que desarrollar “estrategias de contra-narrativa” pueden ayudar a “desmotivar tales ataques”. DARPA formula esta posible aplicación de manera supuestamente humanitaria: la neurobiología de las narrativas puede ayudar a “prevenir” que personas “atenazadas por una narrativa” hagan “daño intencionalmente a los demás”. Es decir, pueden ayudar a que terroristas que participan en la narrativa del “jihad” (la guerra santa) dejen de verse programados por esa narrativa, posiblemente al aplicar una “contra-narrativa”. Pero esto no es para nada nuevo, es parte de lo que la CIA llama “psy-ops”, operaciones psicológicas. Y, por supuesto, es parte primordial del sometimiento en el que tiene Estados Unidos a sus ciudadanos, con la llamada guerra del terror, la cual es fundamentalmente una narrativa que cuenta con una panoplia de medios para desdoblar su drama; principalmente, el cine, la TV, los diarios y el simulacro político. Uno de los efectos neurobiológicos de esta narrativa es que los ciudadanos de Estados Unidos aceptan con mayor facilidad pagar miles de millones de dólares con sus impuestos para fondear guerras en lejanos países árabes.

    Si bien DARPA parece proceder con cierta torpeza en el terreno de la narrativa –después de todo el arte del lenguaje no es lo suyo–, numerosas empresas de neuromarketing ya ganan millones de dólares entregando información a grandes corporaciones sobre cómo reaccionan los cerebros de las personas a sus programas, anuncios y productos.

    El neuroeconomista, Paul Zak, quien atendió a la conferencia de DARPA sobre la neurobiología de la narrativa, ha realizado estudios en los que ha detectado que ver una historia sobre un niño de 4 años que tiene cáncer terminal incrementa el nivel de oxitocina en el cerebro un 47%, en comparación com una pelicula emocionalemente neutral.

    Una de las formas en las que funcionan las narrativas, expuesta en el ensayo Escritores del Cielo en Hades, de Aeolus Kephas, que publicamos en Pijama Surf, es a través del efecto de empatía de las nueronas espejo que se genera con la lectura de un texto: al leer algo, al igual que cuando vemos a alguien hacer algo, nuestra mente repite ese acto sobre el que leemos –es por eso que la pornografía puede ser tan adictiva, ya que literalmente en nuestro cerebro estamos teniendo sexo. Esto es altamente significativo ya que, en mayor o menor medida, todo lo que vemos, escuchamos y leemos nos está programando, nos está haciendo hacer lo que hace en la mente. Todo lenguaje es programación.

    Tres autores entrañables, por lo menos, han hablado sobre esto. William Blake dijo ”Si no quiero ser esclavo del sistema de otro hombre, debo de crear mi propio sistema”. Terence Mckenna: “Si no tengo un plan propio, seré parte del plan de otra persona”. Y Douglas Rushkoff “Programa o sé programado”. O lo que es lo mismo si no escribo mi propia narrativa seré parte, y probablemente padeceré, la narrativa de otra persona (o entidad como DARPA o algo aún más escabroso). Y como broche de oro, Alan Moore: “El gran acto mágico es decidir si vas a vivir en tu propia ficción”.

    Según algunas versiones esotéricas y hasta evolucionistas, el universo es por naturaleza predatorial; podríamos imaginar una serie de narrativas, tantas quizás como seres en el universo, tratando de imponerse las unas sobre las otras (en este sentido, como bien notó John Lilly, toda relación es un intercambio o una imposición de narrativas, una programación). Algunas de ellas con la fuerza de eones narrándose hasta el punto de que se vuelven parte del “ADN” de una especie e incluso del campo de información de todo un planeta.

    Tal vez lo que la cultura moderna ha llamado “La Matrix” no sea más que una narrativa especialmente apta para repetirse por una gran cantidad de entidades. Puede que su aptitud no necesariamente tenga que ver con su riqueza narrativa, sino con que se sabe adaptar a la neurobiología de su audiencia. Con que es tan fácil de repetir.

    Pero entonces para escapar de la Matrix, escapar de la realidad consensual, de lo que Phillip K. Dick llamó “La Prisión de Hierro Negro”, tal vez solamente sea necesario dejar de repetir esa narrativa. Repetirnos que el mundo es así –y no de otra forma– y que nosotros somos una persona, con un nombre y con una historia determinante.

    ¿Pero acaso esto no entra en conflicto con la idea de escribir nuestra propia narrativa? Este deseo de ser nosostros mismos, de crear nuestra propia realidad, de escribir sobre el cielo nuestro código.

    En la película The Imaginarium of Dr. Parnassus de Terry Gilliam un grupo de monjes budistas en un templo en las montañas cuenta incesantemente una historia (la historia eterna), bajo la creencia de que si interrumpen esa historia el universo se acabará. El diablo interrumple la historia y congela el tiempo para probar que esto es equivocado, que el universo sigue. Parnassus dice entonces que hay alguien en algún lado que está contando una historia –y que si no lo hubiera el universo no se sostendría.



    ¿Qué sucede si dejamos de contar nuestra historia, entra la historia de otro, alguien más que sostiene al universo? Una manera de verlo es que cuando dejamos de contar la historia que nos hemos contado desde nuestra realidad colectiva programada culturalmente, entra nuestro propio programa, el de nuestra historia individuada, que no necesita que nos la contemos, puesto que alguien en algún lugar del universo –quizás en todo el universo– la está contando. Dejamos de describir lo que vemos para verdaderamente ver, para ser nuestra historia (ver algo verdaderamente es convertirnos en lo que vemos: el ojo es el sol).

    ¿Pero entonces cómo es posible que escribamos nuestra propia historia y que seamos nosotros mismos, si hay alguien más que cuenta nuestra historia? ¿Y quién sería ese alguien? Esto es un poco complejo y solamente tenemos la intuición para entenderlo, pero parte de la hipótesis de que sólo la persona individuada (en términos de Jung), que se desprende de la colectividad para afirmarse a sí misma, puede acceder a la totalidad, a la mente universal. Es decir, paradójicamente, para ser todos, para convertirte (otra vez) en el universo, antes tienes que ser tú, ser uno. Aquel que se desprende de la narrativa colectiva entra en la narrativa individual –que es la narrativa universal, flamante de arquetipos cósmicos– y escribe su propia historia pero lo hace con la pluma del universo. El mundo no es ficción, es metaficción.

    “Una vez que reconozco que soy el soñado, se vuelve más fácil respirar. Nada que hacer, hacer, hacer, sólo observar y disfrutar”, comenta Kephas.

    Existe una resistencia a ser el soñado; todos queremos tener nuestra propia realidad y ser los que sueñan. Ser autores de nuestra gran obra. ¿Pero por que no considerar que la persona a la cual tanto nos apegamos –este nombre y este cuerpo– no es más que el sueño, más que la narrativa de otro ser?… De un inmenso diletante que llena el espacio con su tinta onírica, un pulpo holográfico de infinitos tentáculos, un ser –el otro, el mismo–que sólo observa la divinidad en un espejo transparente. Un ser a través del cual te observas.



    pijamasurf

    Carol
    Administrador
    Administrador

    Femenino Mensajes : 22854
    Fecha de inscripción : 31/03/2010
    Edad : 46
    Localización : Córdoba - Argentina
    Empleo /Ocio : T. Química

    Re: La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    Mensaje por Carol el Sáb Oct 22, 2011 11:13 pm

    Muy interesante Dani , gracias .


    _________________
     

    Mail Administración
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Polilla
    Moderador
    Moderador

    Femenino Mensajes : 9286
    Fecha de inscripción : 03/02/2011
    Edad : 56
    Localización : Argentina // Bs. Aires // Cap. Federal

    Re: La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    Mensaje por Polilla el Miér Nov 02, 2011 3:01 am


    La metaficción del yo y la magia del lenguaje: contar historias puede curar enfermedades

    El poder de la narrativa en la sociedad -como un sueño colectivo-, o en la persona -como un mito privado- se refleja en la salud humana y nos muestra que el mundo está hecho de lenguaje y que con lenguaje lo podemos transformar




    “Primero fue la Fábula”, escribió Paul Valery en una apropiación del Génesis a la literatura. Este origen encontrado en el mito como en la narración, entendidos como aspectos fundacionales de la humanidad, puede extrapolarse de lo colectivo a lo individual. El niño en el teatro de espejos que es su madre y su infancia, un teatro hecho sobre todo de lenguaje, va conformando su psique a través de esta historia que le narra y le embebe su entorno. Terapeútas y psicólogos han encontrado que las cualidades de esta narrativa, su coherencia y la forma en que representa su persona son factores decisivos en la salud mental y en la capacidad que tiene un individuo de relacionarse con el mundo y desarrollar su potencial.

    De forma similar pueblos con poderosas historias fundacionales, con épicas narrativas o sueños colectivos de origen, parecen efectuar este poder, esta especie de grandeza de la que parten, como es el caso de los romanos o de los aztceas. Es esta constante repetición de los relatos de origen que se vuelve una realidad, que opera como una magia lingüística… un diálogo interno dentro de una mente colectiva, una especie de neuroprogramación (“El diálogo interno es lo que nos mantiene en el mundo cotidiano. El mundo es de esta forma y de esta otra sólo porque nos decimos que es de esta forma y de esta otra”, escribió Carlos Castaneda). Lo mismo sucede con las historias personales, nuestra mente las repite constantemente hasta el punto de que las integra como una realidad objetiva de lo que somos. El relato se convierte en la relación de nuestro ser con el mundo. Un relato que postula un personaje central, ficción y no-ficción, al cual nos referimos como: yo.

    Un interesante artí*** publicado en Scientific America por la Dra. May Benatar ahonda en los beneficios a la salud que tiene la construcción de nuestras propias historias personales, capaces de liberarnos de imágenes mentales represoras o de definiciones que coartan la expresión de nuestra totalidad de ser. Dice la doctora que “imaginamos que la película de nuestras vidas” está siendo hecha de la misma historia siempre, nuestra historia. Pero esto puede variar, y existen personas cuyas “películas” están construidas con diversas narrativas, algunas incoherentes, y caóticas, “escritas” por guionistas ajenos cuya injerencia puede desvirtuar el desenlace. Algunas historias también, como si fueran parte de una película de ciencia ficción donde se le borra la memoria a un individuo, están fragmentadas y carecen de importantes capítulos.

    La Dra May Benatar cita varios casos en los que personas lograron sanar después de que pudieron cambiar de historia –como si brincaran de línea de tiempo- y resignificarse. Una mujer que había sido violada a los 16 años se había convencido de que había tenido sexo consensuado con un hombre mucho mayor, porque era una “***”, ya que todo su entorno acordaba con la noción de que a los 16 año se era ya grande y responsable de todas sus acciones. La Dra Benatar hizo que la mujer buscará el significado de estupro y después de un tiempo esta mujer logró empatizar con su atemorizado y confundido ser de 16 años, reestructurando su historia para reflejar su inocencia y su vulnerabilidad y expurgando la culpa que sentía.



    “Nuestras historias pueden no ser las nuestras. Podemos adoptarlas de las historias de nuestros padres, abuelos u otra figura autoritaria y no de nuestra propia relación con nuestras experiencias y cómo las sentimos y percibimos”, dice la Dra Benatar.

    Los relatos que hacemos de nuestra vida son importantes en la formación de los niños. Los maestros advierten que las historias que se cuentan en el kinder se vuelven rápidamente autobiográficos, son integradas al campo de significados y experiencias de los niños, un campo que modela el mundo en el que vivimos.

    La forma en la que los padres son capaces de narrar su propia historia impacta profundamente en la capacidad de relacionarse con el mundo de sus hijos.

    “Los investigadores han encontrado que una forma de predecir estabilidad y seguridad en los niños es a través de su habilidad de relatar una historia coherente de sus propias vidas. No necesita ser una narrativa históricamente precisa. No necesita ser positiva. No necesita necesariamente haber tenido una infancia feliz. Lo que es necesario es poder decirle tanto a ti mismo como a un interlocutor una historia que se sostiene y hace sentido”, dice May Benatar.

    Esto recuerda un poco la película de Terry Gilliam “The Imaginarium of Dr. Parnassus”, donde unos monjes creen que si dejan de relatar la historia del mundo el mundo dejará de existir. En la psique una historia sólida, una narrativa que nos de sentido, es necesaria para que ésta no se desmorona y podamos seguir caminando hacia adelante.

    La Dra May Benatar cita el caso de un joven universitario que creció “sabiendo” que era igual que su padre, un hombre disfuncional que pasó la vida deprimido, sin poder proveer un mejor futuro económico para su familia.

    El joven llegó a terapia por algunos de estos problemas. Pese a tener un alto IQ estaba reprobando sus clases. Tenía problemas para llegar a tiempo a su trabajo y se paralizaba cuando tenía que escribir un ensayo para la escuela. Su diagnóstico había sido confirmado como trastorno por déficit de atención con hiperactividad y tomaba antidepresivos.

    La Dra Benatar trabajó con el joven en resignificar la historia de sí mismo que había construido y ver cómo había hecho suyas características de su padre que en realidad no tenía. Se descartó que el joven tuviera un trastorno de atención o que tuviera una depresión clínica. Tenía problemas de autoestima. Este joven logró reconstruir su propia narrativa, acabó la universidad y empezó a encontrar una nueva senda para escribir una nueva historia más afín a sus propias cualidades.

    Este caso muestra la importancia de liberarnos de los atavismos autoritarios de nuestra psique, de las herencias a veces enquistadas e irresolutas de nuestros padres, onerosos fantasmas o karmas que buscan perpetuar su existencia a través de nosotros. Por esto quizás es acertado traer a colación una de las grandes historias que se ha contado el hombre y que ha representado de manera simbólica a lo largo del tiempo: la historia del parricidio del rey solar, el hijo que corta la rama dorada para matar a su padre y tomar su propio lugar en el mundo, a lado de la encarnación de la diosa madre, la diosa de la Tierra (lo cual ha sio brillantemente relatado por James Frazer en “The Golden Bough”). Esto es, aunque a veces es algo que en realidad sucede en muchas tribús, una liberación casi lacaniana de la psique, del lenguaje y del bagaje que el padre (o la madre) han implantado en el hijo. Simboliza también el renacimiento, de la propia persona y de la estirpe que se libera de las parte de su historia psíquica que obstruyen la crisálida de su alma.

    Por todo esto, y entendiendo que somos seres hechos de lenguaje, y que, como en el ADN, un diferente arreglo en la letras de nuestro código o una mutación en la narrativa de nuestra persona, altera de manera sustancial el mundo que experimentamos y aquello en lo que nos convertimos. Es tal vez el momento de hackear nuestra propia historia y liberar su código para que podamos tejer una historia resonante con nuestros sueños más profundos y luminosos. Una historia que refleje el origen de aquella primera Fábula, que también es la nuestra, la creación del universo a través de la palabra.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________
    * * * * * * * * * * * * *

    Mail Administración: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Cuida tus pensamientos
    porque se volverán palabras. Cuida tus palabras
    porque se transformarán en actos. Cuida tus actos
    porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres
    porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter
    porque formará tu destino. y tu destino, será tu vida.

    sunny I love yousunny

    Contenido patrocinado

    Re: La neurobiología de las narrativas (o cómo contar historias es crear realidades)

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:13 am


      Fecha y hora actual: Mar Dic 06, 2016 6:13 am