El almuerzo que nos quieren hacer tragar las trasnacionales de la agricultura