Soñar podría ser la forma en la que descubrimos la vida del alma