Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), el movimiento tuvo una profundidad de 557,5 kilómetros. El terremoto sacudió edificios altos, pero no hay reportes de daños o heridos