Todos los vacunos presentan las mismas extrañas mutilaciones: les falta la lengua, los genitales, un ojo y una porción de quijar, extraídos "con precisión quirúrgica", según argumentan los veterinarios que inspeccionan el lugar.