PROYECTO HUMANO

Estimado Visitante , este es un foro de estudio y preparación para el Nuevo Proyecto Humano , el de aprender a Pensar .
Verás que hacemos un especial incapie en las enseñanzas provenientes del Librepensamiento , debido a la compleja interrelación entre la realidad y lo que verdaderamente percibimos . Y la capacidad de éste , en poder develar el funcionamiento de ambas .
" El Nuevo Paradigma es no seguir sosteniendo ideas heredadas por obligación , inculcadas mediante el miedo y por reiteración , debemos crear nuestro propio pensamiento e ideas dentro de una Libertad Humana y Espiritual "
Únete a nosotros y aprendamos todos juntos .
Los Administradores .

PROYECTO HUMANO


TRANSLATE

Últimos temas

» TÉRMINO DICTADURA DE MADURO
Hoy a las 7:41 pm por Velociraptor

» SEGUIMIENTO VOLCÁN KILAUEA HAWÀI
Ayer a las 3:50 pm por Albarda

» SILENCIADO! Descubrimiento NUNCA Antes Visto en Egipto
Ayer a las 8:36 am por Velociraptor

» EE.UU. y China acuerdan no empezar una guerra comercial
Sáb Mayo 19, 2018 8:10 pm por Velociraptor

» Todos los obispos de Chile presentan su renuncia
Sáb Mayo 19, 2018 8:12 am por Velociraptor

» Un Boeing 737-200 se estrella en Cuba
Vie Mayo 18, 2018 10:31 pm por Velociraptor

» Seguimiento conflicto Corea del Norte
Vie Mayo 18, 2018 10:14 pm por Velociraptor

» EL MILAGRO ECONÓMICO CHILENO
Vie Mayo 18, 2018 10:05 pm por Velociraptor

» Al menos 10 muertos y 10 heridos tras un tiroteo en una escuela en Texas
Vie Mayo 18, 2018 9:21 pm por Velociraptor

» ¿Una inminente Guerra Mundial?
Miér Mayo 16, 2018 9:59 pm por Velociraptor

» Earthquakes in the World - SEGUIMIENTO MUNDIAL DE SISMOS
Mar Mayo 15, 2018 9:36 pm por Velociraptor

»  Space Weather Forecasts - ESTUDIO DEL SOL Y LA #MAGNETOSFERA , #ASTRONOMÍA
Lun Mayo 14, 2018 9:18 pm por Velociraptor

» Disturbios en Argentina
Lun Mayo 14, 2018 8:22 pm por Velociraptor

» 58 muertos y 2.771 heridos: Masacre en la frontera Israel-Gaza por traslado de la Embajada de EE.UU.
Lun Mayo 14, 2018 6:01 pm por Velociraptor

» La temida y destructiva bomba de racimo
Miér Mayo 09, 2018 6:51 pm por Velociraptor

» Cuidado el último chistesito en #WhatsApp: “¡No toquen el botón negro de #Whatsapp!”
Miér Mayo 09, 2018 5:47 pm por Velociraptor

» Ara San Juan, el ahora olvidado submarino Argentino desaparecido con 44 tripulantes a bordo
Vie Mayo 04, 2018 7:41 pm por Velociraptor

» SUPUESTO ATAQUE CON ARMAS QUÍMICAS EN SIRIA
Jue Mayo 03, 2018 8:25 pm por Velociraptor

» Últimos descubrimientos en alimentación sana y beneficiosa para el organismo
Jue Mayo 03, 2018 8:14 pm por Velociraptor

» Las profecías de Nostradamus.
Miér Mayo 02, 2018 8:23 pm por Velociraptor

» La Tercera Guerra Mundial no es el camino
Mar Mayo 01, 2018 8:30 pm por Velociraptor

» Un nuevo año comienza y con el una nueva trilogía de STAR WARS
Dom Abr 29, 2018 7:52 pm por Velociraptor

» El Misterio de las Extrañas Cajas de 100 Toneladas Descubiertas en Egipto
Sáb Abr 28, 2018 7:21 pm por Velociraptor

» Régimen alcalino para combatir el cáncer
Miér Abr 25, 2018 8:37 pm por Velociraptor

» NUESTROS INGENIEROS ESTÁN DE CAMINO A LA TIERRA
Lun Abr 23, 2018 6:06 pm por Velociraptor

» El inicio de una renovación histórica: Cuba elige su nuevo presidente
Jue Abr 19, 2018 6:36 pm por Velociraptor

» El Biógrafo de Trump
Mar Abr 17, 2018 8:38 pm por Velociraptor

» Inmigrantes Haitianos ilegales en Chile, ¿Quien es el responsable?
Miér Abr 11, 2018 7:08 pm por Velociraptor

» Fidae 2018. Feria Internacional del aire y del espacio 2018
Dom Abr 08, 2018 8:21 pm por Velociraptor

» Alerta, mega lluvia de escombros procedente de una estación espacial china caerá en los próximos días sobre la Tierra
Lun Abr 02, 2018 7:03 pm por Velociraptor

» ¿Qué está pasando que desaparecen tantos niños en el mundo?
Miér Mar 28, 2018 8:13 pm por Velociraptor

» Mas noticias sobre el sistema "Mano Muerta" en Rusia o ECRS, Emergency Rocket Communications System en EEUU.
Miér Mar 28, 2018 7:53 pm por Velociraptor

» Increíble filmación de aeronave hipersónica secreta de EEUU
Miér Mar 28, 2018 7:41 pm por Velociraptor

» Cuatro muertos tras un incendio en un centro comercial de la ciudad rusa de Kémerovo
Dom Mar 25, 2018 8:08 am por Velociraptor

» Dimite presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, tras escándalo de corrupción y compra de votos
Miér Mar 21, 2018 4:56 pm por Velociraptor

» Elecciones presidenciales Rusia 2018
Dom Mar 18, 2018 8:43 pm por Velociraptor

» Varios muertos y atrapados tras el derrumbe de un puente peatonal en Florida
Jue Mar 15, 2018 5:06 pm por Velociraptor

» Se estrella un avión de pasajeros en el aeropuerto de Katmandú
Lun Mar 12, 2018 5:21 pm por Velociraptor

» A 100 años de la gripe española que dejó 50 millones de muertos: ¿Se aproxima una nueva pandemia?
Sáb Mar 10, 2018 5:58 am por Velociraptor

» Científicos: Un catastrófico fenómeno magnético podría dejar inhabitables amplias zonas de la Tierra
Mar Mar 06, 2018 7:11 pm por Velociraptor

» Se estrella en Siria un avión ruso An-26 con 39 personas a bordo
Mar Mar 06, 2018 4:05 pm por Velociraptor

» Noticias sobre la cumbre G-20 que se realizará en Argentina Noviembre y Diciembre 2018
Lun Mar 05, 2018 6:31 pm por Velociraptor

»  Moscú vive su mayor nevada para un comienzo de primavera en casi 70 años
Dom Mar 04, 2018 6:43 am por Velociraptor

» 'Bomba ciclónica' en acción: Camiones vuelcan en varios puentes de Nueva York
Sáb Mar 03, 2018 8:40 pm por Velociraptor

» Proyecto del túnel que unirá zona centro norte de Chile y Argentina a través de la cordillera
Vie Mar 02, 2018 2:39 pm por Velociraptor

» Tirador dispara a la multitud durante la tradicional Máslenitsa en el sur de Rusia
Dom Feb 18, 2018 11:31 am por Velociraptor

» Tienes que escuchar esta conversación entre pilotos UFO
Dom Feb 18, 2018 6:03 am por Velociraptor

» Tiroteo en una escuela de Florida, EE.UU deja varias víctimas
Miér Feb 14, 2018 7:39 pm por Velociraptor

» Nuevamente David Meade anunciando su fin del mundo con Niburu
Lun Feb 12, 2018 7:42 pm por Velociraptor

» Revelan el "pasado violento" de Oumuamua, el asteroide considerado nave alienígena
Lun Feb 12, 2018 7:21 pm por Velociraptor

» Se estrella en Rusia un avión con 71 personas a bordo
Dom Feb 11, 2018 11:46 am por Velociraptor

» Final run Redbull Valparaiso Cerro abajo 2017: ANDREAS KUKULIS
Dom Feb 11, 2018 11:30 am por Velociraptor

» ¡Histórico! Despega el Falcon Heavy de SpaceX, el cohete más potente del mundo
Mar Feb 06, 2018 8:32 pm por Velociraptor

» Guardianes de la galaxia rusos para salvar a la civilización de la destrucción
Dom Feb 04, 2018 9:52 am por Velociraptor

»  Moscú vive nevada récord en su historial meteorológico
Dom Feb 04, 2018 9:23 am por Velociraptor

» Mil mineros atrapados en Sud Africa
Jue Feb 01, 2018 7:46 pm por Velociraptor

» Advierten de imprevisibles y devastadores terremotos en California que podrían matar a millones
Miér Ene 31, 2018 7:10 pm por Velociraptor

» El secreto de los Siete Sellos - Documental
Mar Ene 30, 2018 7:43 pm por Velociraptor

» Oscurecimiento global. No habrá verano en 2018 en el hemisferio Norte..
Mar Ene 30, 2018 7:37 pm por Velociraptor

» El reloj del Apocalipsis indica que se viene algo grande en el mundo.
Dom Ene 28, 2018 12:45 pm por Velociraptor

»  Ecuador declara el estado de excepción en dos ciudades tras una explosión que dejó 28 heridos
Sáb Ene 27, 2018 8:36 pm por Velociraptor

» ¿Cuánto falta para el fin del mundo? El Reloj del Apocalipsis anuncia la hora
Jue Ene 25, 2018 8:04 pm por Velociraptor

» Al menos 31 muertos y más de 40 heridos en el incendio de un hospital en Corea del Sur
Jue Ene 25, 2018 7:51 pm por Velociraptor

» La región rusa de Yakutia vive 'como si nada' pese a los 62 grados bajo cero
Jue Ene 25, 2018 3:21 am por Velociraptor

» El Cinturón de Fuego del Pacífico se calienta
Miér Ene 24, 2018 6:49 pm por Velociraptor

» METEORITO CAE EN DETROIT MICHIGAN Y CAUSA TEMBLOR DE 2 GRADOS VIDEO 17 DE ENERO DE 2018
Miér Ene 24, 2018 5:12 pm por Velociraptor

» ¿Está a punto de suceder algo?
Lun Ene 22, 2018 7:45 pm por Velociraptor

» Detonan un artefacto explosivo en un centro comercial de EE.UU.
Dom Ene 21, 2018 8:14 pm por Velociraptor

» QUIEN NOS PROTEGE DE LOS METEORITOS
Dom Ene 21, 2018 6:28 am por Velociraptor

» Todo sobre el satélite alienígena "Caballero Negro"
Vie Ene 19, 2018 3:06 am por Velociraptor

VISITANTES

Navegación

Amigos


    El fin del mundo, ¿sólo un mito?

    Comparte
    avatar
    Jansef
    MIEMBRO DE HONOR
    MIEMBRO DE HONOR

    Masculino Mensajes : 12331
    Fecha de inscripción : 29/04/2012
    Edad : 53
    Localización : Rep. Dominicana
    Empleo /Ocio : Vendedor

    El fin del mundo, ¿sólo un mito?

    Mensaje por Jansef el Mar Nov 06, 2012 9:31 pm

    El fin del mundo, ¿sólo un mito?



    El historiador Juan G. Atienza dejó escrito en su libro La gran manipulación cósmica lo siguiente:

    Hay una visión del devenir del hombre en su proceso histórico que limita el juicio de los investigadores a las pruebas materiales que se encuentran en los archivos y en los yacimientos arqueológicos. Otra, hoy totalmente desprestigiada por el academicismo, que cifra el relato de los acontecimientos del pasado en lo que el hombre transforma a partir de mitos que, en algún momento, aceptó como certezas textuales.
    [...]

    Sólo reuniendo como punto de partida de la investigación ambas tendencias —o, al menos, no rechazando previamente como obsoleta e inoperante ninguna de ellas— podríamos alcanzar una interpretación más humana del devenir histórico y, posiblemente, desecar lagunas turbias y descubrir en toda su pujanza las riquezas de su fondo; y hasta en alguna ocasión desvelar la causa y la razón (sí, dije la razón: razón manipulada, pero razón a postre) de determinados acontecimientos que se aceptan como generados espontáneamente, por capricho de un grupo humano y hasta de un concreto individuo, pero que, en realidad, arrastran sus motivaciones encubiertas desde instantes inconcebibles del pasado.

    Y es que hay historias que, de tanto repetirse, por mucho que sean despreciadas, no merecen ser ignoradas. En el Timeo, Platón cuenta la historia de Solón, quien, en uno de sus viajes a Egipto, entabló contacto con los sacerdotes del lugar y mantuvo la siguiente conversación:

    ¡Ay!, Solón, Solón, ¡los griegos seréis siempre niños!, ¡no existe el griego viejo!’ Al escuchar esto, Solón le preguntó: ‘¿Por qué lo dices? ‘Todos’, replicó aquél, ‘tenéis almas de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo.

    Esto se debe a que tuvieron y tendrán lugar muchas destrucciones de hombres, las más grandes por fuego y agua, pero también otras menores provocadas por otras innumerables causas.

    [...]

    Desde antiguo registramos y conservamos en nuestros templos todo aquello que llega a nuestros oídos acerca de lo que pasa entre vosotros, aquí o en cualquier otro lugar, si sucedió algo bello, importante o con otra peculiaridad. Contrariamente, siempre que vosotros, o los demás, os acabáis de proveer de escritura y de todo lo que necesita una ciudad, después del período habitual de años, os vuelve a caer, como una enfermedad, un torrente celestial que deja sólo a los iletrados e incultos, de modo que nacéis de nuevo, como niños, desde el principio, sin saber nada ni de nuestra ciudad ni de lo que ha sucedido entre vosotros durante las épocas antiguas.

    Por ejemplo, Solón, las genealogías de los vuestros que acabas de exponer poco se diferencian de los cuentos de niños, porque, primero, recordáis un diluvio sobre la tierra, mientras que antes de él habían sucedido muchos y, en segundo lugar, no sabéis ya que la raza mejor y más bella de entre los hombres nació en vuestra región, de la que tú y toda la ciudad vuestra descendéis ahora, al quedar una vez un poco de simiente.

    Es así como comienza la narración sobre la Atlántida, con una mención a las “muchas destrucciones de hombres” anteriores a la civilización vigente y a cómo aquellas se perdieron en la oscuridad de los tiempos, siendo la última destrucción debida a un gran diluvio.

    Algo con lo que coinciden tradiciones de otros continentes y épocas. Por ejemplo, los diferentes soles de que hablan los pueblos americanos, como mayas y aztecas. Existe una vertiente en la que, según se desarrolla la evolución del ser humano, éste pierde contacto con su fuente divina.

    Es el mito de una primera edad de oro en la que el hombre aún vivía en el paraíso de los dioses. Por ejemplo, en Asia, de acuerdo a una leyenda recogida en el Avesta persa, una colección de textos anteriores al zoroastrismo, antes de la nuestra hubo tres épocas. En la primera, el hombre era puro en su divinidad y vivía feliz en el paraíso creado por Ahura Mazda; en la segunda, el mal no logró triunfar; en la tercera, las fuerzas del mal y del bien se mostraron en equilibrio. Al principio de la cuarta, la nuestra, el mal venció y ha logrado mantener su supremacía hasta nuestros días.

    Por su parte, Hesiodo habla de cuatro mundos anteriores, cada cual más desarrollado que el que le sucede, tras haber desaparecido a causa de un gran cataclismo. Y el último gran cataclismo es, sin que exista discrepancia entre las civilizaciones que en el planeta han sido, una gran inundación.

    En el libro Tras las huellas de los dioses, publicado en 1995 por el periodista y escritor Graham Hancock, se recogen los innumerables mitos de la creación que aluden al gran diluvio. Existirían más de 500 leyendas acerca de este cataclismo repartidas por el mundo, y 62 de ellas serían completamente independientes de las fuentes hebreas y mesopotámicas a que estamos acostumbrados en Occidente.

    undefinedCitaremos al vuelo, más allá de Noé, algunos breves ejemplos. En Sumeria, la historia de los dioses Ea, Ishtar y Enlil es contada a Gilgamesh por el rey Utnapishtim, el Noé sumerio que se salvó en un barco. Según éste, al comenzar el diluvio, incluso los dioses se asustaron.

    En la mitología griega, el diluvio es un castigo de los dioses después de que Prometeo robara el fuego. Quien se salva en esta ocasión es Deucalión. En Egipto, lo encontramos en el capítulo CLXXV del libro de los muertos.

    En la antigua Persia, es el dios benevolente Ahura Mazda quien avisa al humano Yima para que se salve. En América, ésta es la historia del Coxcoxtli azteca. En la tradición maya, según el Popol Vuh, los dioses no estaban contentos con el hombre de madera que habían creado y lo destruyeron anegando la Tierra.

    Para los inuit de Alaska, tras la gran inundación aconteció un terrible terremoto que barrió a toda la humanidad, salvo unos pocos que consiguieron salvarse en las altas montañas. Lo mismo ocurrió entre los dakotas, los chickasaws y los sioux.

    Junto al diluvio, son varias las tradiciones que coinciden en que los cielos se oscurecen, el Sol desaparece y el frío es una condición permanente. Al tiempo, hay anomalías celestes por las que el Sol ataca la Tierra. También son comunes los volcanes y los terremotos.

    Lejos de contemplar los mitos como fantasías, criterio que le debemos al everismo primero y a los padres de la Iglesia después, la coincidencia entre tradiciones pareciera obligar a pensar en una historia de la Tierra codificada en la mitología, el registro de una catástrofe global que prácticamente aniquiló al ser humano.

    Según el historiador griego del siglo I a.C., Diodoro Sí***, los sacerdotes egipcios de Heliópolis le contaron que, mientras el resto del mundo era destruido en los tiempos de la gran inundación, Egipto fue bendecido por los dioses y estuvo menos expuesto a tal catástrofe, y que posteriormente el calor y la humedad permitieron que la vida floreciera con mayor esplendor en esa región.

    Esta situación de crueldad climática en todo el mundo salvo en las latitudes correspondientes al valle del Nilo se corresponde, precisamente, con lo que sabemos sobre el clima al final de la Edad del Hielo, hace 10.000 años. Los 7.000 años finales de aquella época, entre el 15.000 y el 8.000 a. C., debieron de ser, a tenor de los contínuos cambios climáticos y geofísicos, terribles.

    Al final de este periodo se produjo la gran extinción del Holoceno. Junto a las inundaciones debidas a los rápidos deshielos, se sucedieron fuertes movimientos tectónicos, erupciones volcánicas e inundaciones periódicas de zonas muy alejadas de la costa, a consecuencia, entre otros fenómenos, de tremendos tsunamis.

    Pero la gran extinción tuvo lugar cuando se comenzaron a registrar violentos cambios de temperatura. El Ártico, por ejemplo, era una zona habitable hasta que, en el 11.000 a.C., una glaciación repentina tuvo lugar.

    El Dryas Reciente significó un rápido regreso a las condiciones glaciares en las latitudes más altas del Hemisferio Norte entre hace 12.900 y 11.500 años. Esto contrasta con el calentamiento del deshielo que tuvo lugar en el interestadio anterior. Estas transiciones duraron aproximadamente una década. Las informaciones obtenidas de isótopos térmicamente fraccionados de nitrógeno y argón provenientes de núcleos de hielo de Groenlandia, indican que esta isla era unos 15 °C más fría que en la actualidad. En las islas Británicas, los fósiles de escarabajos indican un descenso de las temperaturas medias anuales de 5 °C y las condiciones periglaciares prevalecían en las tierras bajas y los glaciares en las tierras altas. Desde entonces, no ha habido ningún periodo de cambio climático abrupto tan grande, extendido o rápido.

    (Fuente: wikipedia)



    La aparición de aquella ola de frío coincide con las huellas de un vulcanismo excesivo que se manifiesta en gruesas capas de ceniza depositadas al mismo nivel que los restos fósiles. Hay registros en que se observa que los animales murieron sin previo aviso, incluso mientras comían, pues se han encontrado alimentos sin digerir en el estómago de muchos mamuts.

    Algo ocurrió que alteró puntualmente el milenario proceso de deshielo. Pero abordaremos este asunto más tarde, tras exponer todos los hechos.

    Los cambios geofísicos hicieron que nivel del mar subiera más de 100 metros, dejando bajo agua islas y ¿civilizaciones? Vastas regiones de Europa Central, Inglaterra y, por supuesto, islas mediterráneas como Sicilia, Córcega o Cerdena, debieron estar completamente sumergidas durante ciertos periodos de tiempo para luego volver a la superficie.

    Ello explicaría la cantidad de fósiles amontonados en torno a las zonas altas de tales regiones. Los animales se retiraban según avanzaban las repentinas mareas y se concentraban en las cuevas más altas, hasta que el agua les superaba. Estas avalanchas espontáneas explicarían el porqué de tantos esqueletos rotos y machacados. Y, por supuesto, las comunidades humanas no escaparon tampoco a estos eventos.

    Con tal panorama, podemos entender la trascendencia de las historias que hablan acerca de catástrofes globales y cómo estas debieron quedar grabadas a fuego en la memoria de muchas culturas.

    Más curioso resulta la figura de esos dioses que aparecieron tras los desastres y ayudaron a restablecer el orden. ¿Quizás los héroes de civilizaciones más avanzadas que se dirigían, errantes una vez desolados sus pueblos, hacia nuevos destinos?

    Ya sea Viracocha, Bochica, Quetzalcoatl o Kukulkan, los pueblos americanos coinciden en seres blancos, barbados y de ojos azules que les enseñaron las bases para una nueva civilización. La figura común es la serpiente emplumada. O, lo que sería lo mismo, el dragón sumerio al otro lado del planeta.

    La serpiente, en cualquier caso, ha de marcharse cuando un dios malévolo (Tezcatilpoca en maya) le vence. Una lucha en la que las fuerzas oscuras del Universo se imponen. Por citar las más conocidas, las leyedas de Viracocha, a un lado del planeta, y Osiris, al otro, tienen mucho en común. Ambos traen la civilización a un pueblo que ha perdido las enseñanzas de sus ancestros tras un cataclismo. Y, en ambos casos, son traicionados por conspiradores.

    Según Giorgio de Santillana, profesor del MIT (Massachusetts Institute of Technology) y co-autor en 1969 del libro Hamlet´s Mill junto a la antropóloga Hertha Von Descher, ciertos grupos humanos de aquel tiempo volcaron su ciencia en el lenguaje de los mitos para que pudiera sobrevivir a la catástrofe.

    Al igual que las matemáticas, las narraciones simbólicas esconden unos lugares comunes que tarde o temprano pueden ser descifrados por una cultura lo suficientemente desarrollada.

    En 1638, el astrónomo John Greaves, el primero en realizar mediciones científicas de la Gran Pirámide, recogió una leyenda local sobre la construcción de las tres pirámides de Gizeh. Según esta leyenda, un rey anterior al Diluvio, al saber que la Tierra iba a sufrir una gran devastación, ordenó levantar aquellas construcciones para encerrar en ellas el gran saber de su época: astrología, aritmética, geometría y física. Todo lo cual sería interpretado, en algún momento del futuro, por quienes supieran reconocer su lenguaje…

    En los Puranas hindúes, el dios Vishnu pide a los humanos que protejan el conocimiento en un lugar sagrado para que sobreviva al Diluvio. Lo mismo ocurre en Mesopotamia, donde el dios Ea le dice a Utnapishtim que entierre los textos de sabiduría en la Ciudad del Sol, Sippara. Llegada la calma, los supervivientes acudirán a la ciudad y desenterrarán los documentos.

    Curiosamente, la arqueología reconoce que el centro de la sabiduría egipcia, donde surgieron los sacerdotes y constructores de las pirámides, es Heliópolis, la ciudad del Sol. Y, como le cuenta el sacerdote egipcio a Solón en el mito griego escrito por Platón,

    desde antiguo registramos y conservamos en nuestros templos todo aquello que llega a nuestros oídos acerca de lo que pasa entre vosotros, aquí o en cualquier otro lugar.

    De esta forma, los mitos no serían sólo historia, sino también un registro del saber de antiguas civilizaciones perdidas. Hancock sigue la propuesta de Santillana y Von Descher para plantear la interrogante de si los mitos no habrían sido la manera que avanzadas civilizaciones de la época encontraron para transmitir y preservar sus conocimientos al contactar con otros pueblos supervivientes y, una vez perdido todo, menos desarrollados tras la Gran Catástrofe.



    Entre aquellos saberes, destacan los conocimientos de astronomía y, más concretamente, la enorme importancia que aquellos seres parecen querer dar a la precesión de los equinoccios, el cambio de orientación del eje de la Tierra trazando un “cono” en su ciclo completo.

    Esto nos pone tras la pista de qué pudo causar tanta devastación. Y es que otro ingrediente que se añade a las historias del diluvio es el de los sucesos extraños en los cielos o la venganza de los dioses desde las alturas.

    Suele ocurrir que los cielos estén sujetados por cuatro dioses o pilares situados en cada esquina, y que se marchan cuando el mundo es destruido. Esto se suele asociar a los cuatro puntos cardinales de la Tierra bajo la suposición de que tales pueblos creían en una Tierra plana.

    Pero, según las interpretaciones de Santillana, la alusión encaja mejor con las cuatro constelaciones por las que aparece el Sol en los cuatro puntos claves del año: los dos equinoccios y los dos solsticios. Al final de cada era, cada 2.160 años, los dioses se marchan, esto es, los puntos de referencia cambian debido al cambio de orientación del eje terrestre. Y, en ciertas ocasiones, “las más grandes” que dirían los sacerdotes en el Timeo, durante el cambio, se caen los cielos.

    La ciencia de hoy discute sobre los llamados ciclos de Milankovitch, según los cuales nuestro clima se ve seriamente afectado por los cambios en la excentricidad, oblicuidad, y precesión de la órbita de la Tierra. Para el científico croata, no existía duda de que las eras glaciares están muy estrechamente vinculadas con tales movimientos.

    Volviendo a los mitos, se recogen en sus historias una serie de números que se repiten en diferentes culturas y que hacen pensar que sirvieron a los iniciados para establecer los cálculos relacionados con los eventos ligados a la precesión de los equinoccios. Estos números son los tiempos que tarda el Sol en moverse:

    un grado a lo largo de la eclíptica, 72 años.
    30 grados, que es lo que ocupa un signo del zodiaco: 2.160 años.
    60 grados, o dos signos del zodiaco: 4.320 años.
    360 grados, o un ciclo completo alrededor de los doce signos: 25.920 años.

    Estos números aparecen por todo el planeta tal cuales o codificados a través de múltiplos. De esta forma, mitos como el de Osiris habrían servido para guardar la información necesaria respecto al fenómeno de la precesión y ser utilizada por quienes supieran entenderlos.

    Por ejemplo, Osiris nació al final de un año de 360 días, que es el año fijado como “año de los dioses”, frente al año de los humanos. Set fue ayudado por 72 conspiradores para asesinarlo. En el mito nórdico de Norse, 432.000 guerreros navegaron desde el Valhalla para luchar contra el gran Lobo. En China, la historia del diluvio fue escrita, según la leyenda, en 432.000 volúmenes.

    Igualmente, el historiador Beroso el Caldeo, del siglo III a. C., dice que los reyes sumerios que gobernaron antes del Diluvio lo hicieron durante 432.000 años. El mismo Beroso dice que la gran Catástrofe ocurrió 2.160.000 años después de haber sido creado el mundo.

    Es decir, todos están codificando cifras relativas a las eras zodiacales. ¿Quizás una forma por la que que los iniciados recordaran los números clave para sus cálculos?

    La exactitud mostrada por los mitos para medir el desplazamiento del Sol a través de la eclíptica supera en mucho a los cálculos del astrónomo del siglo II a. C. Hiparco de Nicea, descubridor oficial del fenómeno de la precesión, y no sería lograda por la ciencia moderna hasta el siglo XX.

    Algo que no debería extrañar a quienes alguna vez, no demasiado convencidos ante la visión de una marabunta de obreros en calzones picando piedra a destajo con herramientas a todas luces incapaces de arañar siquiera el granito, se hayan interesado en serio por los complejos cálculos que se esconden detrás de la Gran Pirámide de Gizeh.

    De acuerdo a los estudios astroarqueológicos de investigadores como Robert Bauval, el complejo de Gizeh se presenta como un reloj estelar que parece querer llamarnos la atención sobre una fecha concreta.



    La correlación de Orión establece que la planicie egipcia está reflejando el cielo tal y como era en el año 10.450 a. C., aspecto al que se suma la posición de la esfinge, la cual, si nos remontamos a esa época, está mirando al punto del horizonte donde se encontraba, en aquel tiempo, la constelación de Leo.

    Y si acudimos al mito egipcio de la destrucción, el cual se basa en la diosa Sekhmet, una hermosa figura femenina con cabeza de león, parece que alguien quería dejar bien claro que la era de Leo fue un periodo de gran devastación.

    Bauval reflexiona sobre el complejo de Gizeh:

    ”Cinco mil años y todavía te atrapa. Te envuelve, quieras o no… Te fuerza a pensar… Te fuerza a aprender. En el momento en que haces una pregunta al respecto, has preguntado sobre ingeniería, has preguntado sobre geometría, has preguntado sobre astronomía. De manera que te obliga a aprender ingeniería, geometría y astronomía, y poco a poco te empiezas a dar cuenta de cuán sofisticada es, de cuán increiblemente inteligentes, hábiles y eruditos debieron ser sus constructores. Lo que te obliga a hacerte preguntas sobre la humanidad, sobre la historia del hombre, sobre ti mismo. Quieres descubrir. Esa es la fuerza del asunto.

    [...]

    Debió de ser muy, muy importante. No haces algo como esto, crear una serie de inmensos marcadores precesionales como estos, esculpir una esfinge, levantar tres pirámides de casi 15 millones de toneladas, a menos que tengas una razón inmensamente importante. Así que la pregunta es: ¿qué razón fue esa? Forzaron esta pregunta al mostrar una fijación tan fuerte e imperativa en el 10.450 a. C. Querían que fijáramos nuestra atención en el 10.450 a. C. y depende de nosotros averiguar por qué.

    (Traducido de The fingerprints of the Gods)



    En sus estudios sobre el final de la Edad del Hielo, el astrofísico Paul Laviolette considera que lo que sucedió en los años del llamado Dryas Reciente se ajusta a su teoría sobre la super-onda galáctica de la que hablábamos en un artí*** anterior. Se trata de una idea expuesta en 1983 según la cual el centro de la galaxia emite cíclicamente una fuerte oleada de rayos cósmicos que se desplazan siguiendo el curso de una onda gravitacional asociada.

    Algo que entonces parecía absurdo, pero que los posteriores estudios sobre agujeros negros supermasivos (en aquella época, años ochenta, ni siquiera se sabía que la Vía Láctea tenía uno) parecen confirmar. Por otra parte, los registros de isótopos en el hielo han revelado ciertos periodos en los que el bombardeo de rayos cósmicos ha sido extremadamente superior a la media.

    De hecho, los estudios recientes confirman la existencia de grandes concentraciones de “materia extraterrestre” en las capas correspondientes al Dryas Reciente y a la extinción del Holoceno. De esta forma, la hipótesis de un meteórito que arrasó con todo tiene cada día más fuerza.

    Para Laviolette, el escenario sería aún más complejo, pues cree que el impacto de un asteroide no pudo ser suficiente para explicar todos los eventos que ocurrieron a nivel global. Normalmente, estos escenarios se resuelven acudiendo a la posible explosión de alguna supernova cercana (hace unos días hemos tenido un triste ejemplo de ello, donde hay que inventar también una nube de gas que la tapa y que explica por qué no se ve).

    Si la teoría de la super-onda tiene alguna base, estamos hablando entonces de un fenómeno cíclico que se repite cada cierto tiempo. Laviolette se cuida de ser profeta y marca una franja de unos 11.000 a 13.000 años, considerando que antes de 400 años sufriremos un nuevo impacto.

    De hecho, escribió un artí*** en 1999 lamentando el daño intencionado que se le estaba haciendo para desacreditarle, pues lo que había surgido como estudio serio era fácilmente ridiculizado al filtrarse bajo los conceptos de ciertos movimientos new age que comenzaban a hablar del “cinturón de fotones” y el “rayo sincronizador” de los mayas.

    Es más,en 1991 surgieron unos “seres de luz” que habían proporcionado información de algo parecido a la super-onda de Laviolette a través de canalizaciones. Después de esto, obviamente, nadie podía tomar en consideración estudios que se remontaban a varios años atrás. Algún día habrá que abordar este tema de la new age como instrumento manipulable para dejar sin fundamentos ciertos temas, quitarles seriedad y espantar al común de los mortales. Pero sigamos…

    Laviolette, no obstante, no lo tiene fácil para ser tomado en serio al haberse interesado también por los mitos y otras tradiciones como registros codificados de un saber antiguo. En concreto, en lo que se refiere a sus estudios sobre el zodiaco occidental. Ya en su día, Isaac Newton propuso que el zodiaco era un registro por el que se había querido codificar el mito de Jasón.

    Siguiendo con esta corriente, la interpretación de Laviolette es que el zodiaco fue ideado para contar la historia del Universo en un mural que llegara a todas las civilizaciones futuras. Volvemos, así, al mismo concepto encerrado detrás de los mitos y los grandes monumentos.



    En su libro Earth under fire, Laviolette explica con detalle sus interpretaciones. De todo ello, lo que cabe señalar aquí se refiere a Sagitario y Escorpio como marcadores del centro galáctico. Ambas constelaciones aparecen correlativas en el cielo y sus signos son los únicos que se representan con flechas. Al contemplar el dibujo que nos dejaron sus creadores, vemos que Sagitario y Escorpio están apuntando hacia un mismo punto: el centro galáctico.

    El único problema con esto es que tal centro galáctico no se determinó hasta 1918. Sin embargo, de ser ciertas las emisiones de radiación de que habla Laviolette, nuestros antepasados habrían podido observar una enorme explosión de luz azul en ese mismo y concreto punto de los cielos. Si es que no lo conocían ya por otros medios, claro…

    Volviendo al libro de Hancock, sus reflexiones finales se dirigen a cómo el ser humano, bendecido con el regalo de una conciencia, ha sido tan estúpido, o se ha dejado convertir en un estúpido, para menospreciarla y rechazar acercase al legado histórico de otros pueblos que quisieron llamar su atención.

    Cómo, en definitiva, decidimos, en nuestra arrogancia e ignorancia, que nadie del pasado tiene nada que enseñarnos acerca de este mundo.

    Sea como sea, es complicado que los seres humanos del siglo XXI podamos aceptar, a estas alturas, que pueda existir algo serio relacionado con mitos, construcciones y demás simbología. Mucho menos cuando se habla de la “destrucción de los hombres”… algo que, en años como este, resulta políticamente incorrecto.

    Y, puesto que no hemos aprendido nada, se repite el lamento de los sacerdotes egipcios: “¡Ay!, Solón, Solón, ¡los griegos seréis siempre niños!”. Pero, esta vez, Solón no quiere que le cuenten la historia. Tiene cosas mejores que hacer…

    http://www.erraticario.com/historia/el-fin-del-mundo-solo-un-mito/3/

    avatar
    Merry
    Moderador
    Moderador

    Femenino Mensajes : 4197
    Fecha de inscripción : 21/04/2010
    Edad : 66
    Localización : Buenos Aires
    Empleo /Ocio : Ejecutiva en ventas retail y corporativas

    Re: El fin del mundo, ¿sólo un mito?

    Mensaje por Merry el Dom Mar 03, 2013 1:45 pm

    study

      Fecha y hora actual: Lun Mayo 21, 2018 9:39 pm