PROYECTO HUMANO

Estimado Visitante , este es un foro de estudio y preparación para el Nuevo Proyecto Humano , el de aprender a Pensar .
Verás que hacemos un especial incapie en las enseñanzas provenientes del Librepensamiento , debido a la compleja interrelación entre la realidad y lo que verdaderamente percibimos . Y la capacidad de éste , en poder develar el funcionamiento de ambas .
" El Nuevo Paradigma es no seguir sosteniendo ideas heredadas por obligación , inculcadas mediante el miedo y por reiteración , debemos crear nuestro propio pensamiento e ideas dentro de una Libertad Humana y Espiritual "
Únete a nosotros y aprendamos todos juntos .
Los Administradores .

PROYECTO HUMANO


TRANSLATE

Últimos temas

» Donald Trump, Presidente de Estados Unidos, y el mundo se tambalea
Ayer a las 6:17 pm por Jansef

» Nibiru: El Planeta X, ¿culpable de las extinciones masivas en la Tierra?
Ayer a las 6:04 pm por Jansef

» Earthquakes in the World - SEGUIMIENTO MUNDIAL DE SISMOS
Ayer a las 5:57 pm por Halfaro

» Internet podría colapsar este año
Ayer a las 5:34 pm por Jansef

» Nueva Agenda Universal 2030 y la Encíclica Papal "LAUDATO SÍ"
Ayer a las 5:24 pm por Jansef

»  Space Weather Forecasts - ESTUDIO DEL SOL Y LA #MAGNETOSFERA , #ASTRONOMÍA
Ayer a las 6:59 am por Velociraptor

» Todo apunta que el accidente del avión del Chapecoense se debió a la falta de combustible
Ayer a las 6:51 am por Velociraptor

» Fuerza Desconocida
Sáb Dic 03, 2016 8:23 pm por Jansef

» Un astrofísico desacredita el mito de la estrella de Belén
Sáb Dic 03, 2016 7:58 pm por Jansef

» Gran Colapso Económico es inevitable
Sáb Dic 03, 2016 7:44 pm por Jansef

» ¿Una inminente Guerra Mundial?
Sáb Dic 03, 2016 7:42 pm por Jansef

» Profecías 2016
Jue Dic 01, 2016 5:46 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DIARIO DE AVISTAMIENTOS DE OVNIS
Miér Nov 30, 2016 4:53 pm por Halfaro

» CONFLICTO EN SIRIA #2
Miér Nov 30, 2016 4:39 pm por Halfaro

» CRISIS DE REFUGIADOS EN EL MUNDO
Mar Nov 29, 2016 8:19 pm por Jansef

» Posible fin del bloqueo: EE.UU. y Cuba anuncian la reapertura de sus relaciones diplomáticas
Dom Nov 27, 2016 11:22 am por Jansef

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:25 am por erwino

» Fiesta en el Mundo Libe de Corazon
Sáb Nov 26, 2016 8:23 am por erwino

» LEY MARCIAL, MEGADESASTRE y posible tercer mandato de OBAMA
Vie Nov 25, 2016 9:31 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE AURORAS BOREALES .
Jue Nov 24, 2016 11:02 pm por Halfaro

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE VOLCANES.
Jue Nov 24, 2016 10:09 am por Halfaro

» El sistema de refrigeración de la central nuclear Fukushima-2 se detiene tras el terremoto
Miér Nov 23, 2016 8:19 pm por Halfaro

» ALERTAS TERRORISTAS GLOBAL
Mar Nov 22, 2016 2:30 pm por Jansef

» Seguimiento de accidentes ferroviarios
Lun Nov 21, 2016 8:36 am por Halfaro

» Un viaje a las maravillas del Cosmos
Sáb Nov 19, 2016 10:19 am por Jansef

» "La física cuántica demuestra que hay vida después de la muerte"
Sáb Nov 19, 2016 9:30 am por Jansef

» Los medicamentos más recientes para la diabetes están muy cuestionados
Jue Nov 17, 2016 8:29 am por Halfaro

» LA REVOLUCIÓN DEL KIRI, EL ÁRBOL QUE PUEDE SALVAR AL MUNDO
Jue Nov 17, 2016 8:12 am por Halfaro

» Esto es lo mejor que he podido escuchar en años: Putin y Trump se comprometen a mejorar las relaciones entre Rusia y EE.UU.
Lun Nov 14, 2016 7:12 pm por Velociraptor

» Elecciones Presidenciales EEUU: Clinton vs Trump
Sáb Nov 12, 2016 10:06 pm por Halfaro

»  URGENTE!!!! Estudio sobre la próxima #Glaciación# N°2
Sáb Nov 12, 2016 9:44 pm por Halfaro

» Ricardo Rosselló gana la gobernación de Puerto Rico
Sáb Nov 12, 2016 9:01 pm por Jansef

» INFORMES DEL CLIMA EN EL MUNDO
Vie Nov 11, 2016 1:22 pm por Halfaro

» Poderoso fenómeno cósmico amenaza al planeta el día de los comicios en EE.UU.
Mar Nov 08, 2016 8:56 am por Jansef

» Acuerdo de París sobre el Cambio Climático
Lun Nov 07, 2016 7:35 pm por Jansef

» Mas informaciones acerca de un eventual EMP, Evento de Pulso Electromagnético
Lun Nov 07, 2016 7:21 pm por Velociraptor

» Nace Asgardia, el primer Estado extraterrestre de la historia
Sáb Nov 05, 2016 3:37 pm por Electra11

» Gigantesca nube de gas se dirige a nuestra galaxia
Vie Nov 04, 2016 12:35 pm por Jansef

» FUERTE SISMO SE DEJA SENTIR EN CURICO # 6.5 RICHTER
Vie Nov 04, 2016 12:17 pm por CAPUL

» ¿Ha comenzado la "PURGA" en la vida real?
Mar Nov 01, 2016 6:49 pm por Jansef

» La Venida del Mesías a la Tierra se produciría el día 23 de diciembre del año 2016...
Sáb Oct 29, 2016 8:43 am por Jansef

» Tormenta solar a la vista: La Tierra debe prepararse para un golpe "inminente"
Sáb Oct 29, 2016 8:31 am por Jansef

» EEUU y la UE no están preparados para Trump de presidente
Jue Oct 27, 2016 7:11 pm por Jansef

» Misteriosos y Escalofriantes Sonidos se estan escuchando por todo el Mundo
Jue Oct 27, 2016 3:22 pm por Halfaro

» Seguimientos de plantas nucleares y contaminación nuclear. excepto Fukushima!!!
Jue Oct 27, 2016 2:06 pm por Halfaro

» GRAN MEDITACIÓN ARMÓNICA MUNDIAL PERMANENTE PARA MANDAR LUZ AL PLANETA
Miér Oct 26, 2016 3:09 pm por Halfaro

» Un correo electrónico a Podesta advierte del peligro de una extinción global dentro de 20 años
Mar Oct 25, 2016 8:59 pm por Jansef

» ¿Sobrevirirá el mundo una presidencia de Hillary Clinton?
Mar Oct 25, 2016 8:42 pm por Jansef

» ¿Cómo actuar si se produjese una “tormenta solar extrema”?
Lun Oct 24, 2016 4:02 pm por Jansef

» Asteroides del Juicio Final
Sáb Oct 22, 2016 10:36 pm por Jansef

» Oopart. Los 10 objetos fuera del tiempo más extraños
Sáb Oct 22, 2016 4:24 pm por Halfaro

» "El Vaticano sabe que hay extraterrestres y la guerra espacial es inminente"
Sáb Oct 22, 2016 8:39 am por Jansef

» Estados Unidos investiga un ciberataque a gran escala
Vie Oct 21, 2016 9:48 pm por Velociraptor

» La ESA confirma que el módulo Schiaparelli se estrelló contra Marte
Vie Oct 21, 2016 9:15 pm por Jansef

» ESPECIAL. LLEGADA DE JUNO A JÚPITER
Mar Oct 18, 2016 10:37 am por Halfaro

» Seguimiento de conflicto en Yemen
Lun Oct 17, 2016 1:54 pm por Halfaro

» Conflicto en Irak seguimiento
Lun Oct 17, 2016 1:13 pm por Halfaro

» El cambio climático se agrava
Sáb Oct 15, 2016 12:46 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO MUNDIAL DE "ATENTADOS".
Sáb Oct 15, 2016 9:20 am por Halfaro

» Destrucción y hambre en Haití .
Vie Oct 14, 2016 1:05 pm por Halfaro

»  Europa se prepara para un ataque cibernético a gran escala
Jue Oct 13, 2016 4:05 pm por Jansef

» Eventos sísmicos en Isla del #Hierro - #Canarias - 2011-2012-2013-2016
Miér Oct 12, 2016 3:00 pm por Halfaro

» El riesgo de un gran terremoto se dispara en California tras el hallazgo de una nueva falla
Miér Oct 12, 2016 2:54 pm por Halfaro

» Los DOGON, poseen INCREIBLES conocimientos Astronómicos. La CIENCIA incapaz de explicarlo!
Miér Oct 12, 2016 8:28 am por Halfaro

» #Huracán Matthew, golpea Haití con mas de 800 muertos# SEGUIMIENTO DE HURACANES,TIFONES, TORNADOS Y TORMENTAS -
Vie Oct 07, 2016 8:49 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO DE ANOMALIAS Y OBJETOS EXTRAÑOS CERCA DEL SOL.
Jue Oct 06, 2016 6:39 pm por Jansef

» ¿Obama Presidente de las Naciones Unidas 2017?
Jue Oct 06, 2016 6:32 pm por Jansef

» SEGUIMIENTO SÍSMICO DE LA FALLA DE SAN ANDRÉS .
Lun Oct 03, 2016 10:32 am por Halfaro

» ¡Al fin!: Un británico de 44 años, el primer ser humano curado del sida
Lun Oct 03, 2016 9:42 am por Halfaro

» Quien es quien? la verdad siempre surge
Dom Oct 02, 2016 5:40 pm por Jansef

VISITANTES

Navegación

Amigos


    Depredadores de Conciencia

    Comparte

    eliu
    Voluntario Ejemplar
    Voluntario Ejemplar

    Masculino Mensajes : 219
    Fecha de inscripción : 17/01/2012
    Edad : 60
    Localización : españa

    Depredadores de Conciencia

    Mensaje por eliu el Sáb Mayo 05, 2012 7:13 pm

    05/05/2012

    Añadir antes de empezar la lectura que he decidido no adjuntar imágenes para no condicionar al lector. Si alguna vez reflexionaste acerca de hasta donde llega nuestra comprensión del verdadero libre albedrío, te animo a que leas este artí***.






    http://sabervscreer.wordpress.com/category/matrix/


    L
    a continuación de nuestra charla llegó años más tarde. En esa ocasión, Carlos Castaneda trajo a una de sus reuniones un concepto enteramente nuevo y escalofriante, que despertó las más apasionadas controversias.
    “El hombre -dijo- es un ser mágico, tiene la capacidad de volar por el universo al igual que cualquiera de los millones de conciencias que existen. Pero, en algún momento de su historia, perdió su libertad. Ahora su mente ya no es suya, es una intrusión.”
    Afirmó que los seres humanos somos rehenes de un conjunto de entidades cósmicas que se dedican a la depredación, a las cuales los brujos llaman “los voladores.” Dijo que este era un tema muy secreto de los antiguos videntes, pero que, debido a un augurio, él había entendido que ya era tiempo de divulgarlo. El augurio fue una fotografía que había tomado Tony, un budista cristiano amigo suyo. En ella aparecía nítidamente la figura de un ser oscuro y ominoso flotando sobre una multitud de fieles reunida en las pirámides de Teotihuacán.

    “Mis compañeras y yo determinamos que ya era tiempo de dar a conocer nuestra verdadera situación como seres sociales, aun a costa de toda la suspicacia que tal información pueda generar en el público.” Cuando se me presentó la oportunidad, le pedí que me dijese algo más sobre los voladores, y entonces me contó que uno de los aspectos más terroríficos del mundo de don Juan; que somos prisioneros de seres venidos de los confines del universo, quienes nos usan con el mismo desenfado con que nosotros usamos a los pollos.

    Explicó: “La porción del universo a la que tenemos acceso es el campo de operaciones de dos formas radicalmente diferentes de conciencia. Una, a la que pertenecen las plantas y los animales, incluso el hombre, es una conciencia blanquecina, joven, generadora de energía. La otra es una conciencia infinitamente más vieja y parasitaria, poseedora de una cantidad inmensa de conocimientos.” “Además de los hombres y otros seres que habitan esta tierra, hay en el universo una inmensa gama de entidades inorgánicas. Están presentes entre nosotros y en ciertas ocasiones se nos hacen visibles. Una de esas especies, que los videntes describen como enormes bultos voladores de color negro, llegó en algún momento de la profundidad del Cosmos y encontró un oasis de conciencia en nuestro mundo. Ellos se han especializado en ordeñarnos’.”

    “¡Eso es increíble!” -exclamé. “

    Lo sé, pero es la más pura y aterradora verdad. ¿Nunca te has preguntado el por qué de algunos altibajos energéticos y emocionales de la gente? Es el predador que viene periódicamente a recoger su cuota de conciencia. Sólo dejan lo suficiente para que sigamos viviendo, y a veces ni para eso.”

    “¿Qué quieres decir?”

    “Que a veces se pasan y la persona enferma de gravedad, y hasta muere.”

    Yo no daba crédito a mis oídos. “¿Quieres decir que estamos siendo devorados en vida?” -le pregunté.

    Sonrió. “Bueno, ellos no nos ‘comen’ literalmente, lo que hacen es una transferencia vibratoria. La conciencia es energía y ellos pueden alinearse con nosotros. Como por naturaleza están siempre hambrientos, y nosotros, por el contrario, exudamos luz, el resultado de ese alineamiento solo puede ser descrito como depredación energética.” “Pero, ¿por qué hacen eso?” “Porque, en un plano cósmico, la energía es la moneda más fuerte y todos la quieren, y nosotros somos una raza vital, repleta de alimento. Cada cosa viva come a otra, y siempre el más poderoso sale ganando. ¿Quién dijo que el hombre está en la cúspide de la cadena alimenticia? Esa visión solo pudo ocurrírsele a un ser humano. Para los inorgánicos, nosotros somos la presa.”

    Le comenté que se me hacía inconcebible que entidades más conscientes que nosotros llegasen a ese grado de rapiña.

    Replicó: “Pero, ¿qué crees que haces tú cuando comes una lechuga o un bistec? ¡Estás comiendo vida! Tu sensibilidad es hipócrita. Los depredadores cósmicos no son ni más ni menos crueles que nosotros. Cuando una raza más fuerte consume a otra inferior, está ayudando a que su energía evolucione.” “Ya te he dicho que en el universo sólo hay guerra. Los enfrentamientos de los hombres son un reflejo de lo que pasa ahí fuera.
    Es normal que una especie intente consumir a otra; lo propio de un guerrero es no lamentarse por ello y procurar sobrevivir.”


    “¿Y cómo nos consumen?”

    “A través de nuestras emociones, debidamente encauzadas por el parloteo interior. Han diseñado el entorno social en tal forma que estamos todo el tiempo disparando oleadas de emociones que son inmediatamente absorbidas. Sobre todo, les gustan los ataque de ego; para ellos, ése es el bocado más exquisito. Tales emociones son iguales en cualquier lugar del universo donde se presenten, y ellos han aprendido a metabolizarlas.” “Algunos nos consumen por la lujuria, la ira o el temor; otros prefieren sentimientos más delicados, como el amor o la ternura. Pero todos ellos están interesados en lo mismo. Lo normal es que nos ataquen por la zona de la cabeza, el corazón o el vientre, allí donde guardamos el grueso de nuestra energía.”

    “¿Atacan también a los animales?”

    “Esos seres usan a todo lo que esté disponible, pero prefieren la conciencia organizada. Drenan a los animales y a las plantas en la medida de su atención, que no es demasiado fija. Atacan incluso a los demás seres inorgánicos, sólo que aquellos sí los ven y los esquivan, como nosotros esquivamos a los mosquitos. El único que cae completito en su trampa es el hombre.”

    “¿Cómo es posible que todo eso esté ocurriendo sin que nos demos cuenta?”

    “Porque heredamos el intercambio con esos seres casi como una condición genética, y a estas alturas nos parece algo natural. Cuando nace la criatura, la madre la ofrece como comida, sin darse cuenta, pues la mente de ella también está dominada. Al bautizarla esta firmando un convenio. A partir de ahí, se esfuerza por inculcarle modales de conducta aceptables, la doma, cercena su lado guerrero y la convierte en mansa oveja.”Cuando un niño sale suficientemente energético para rechazar esa imposición, pero no lo suficiente como para entrar en el camino del guerrero, se vuelve un rebelde o un desajustado social.” “La ventaja de los voladores radica en la diferencia entre nuestros niveles de conciencia. Ellos son entidades muy poderosas y vastas; la idea que tenemos de ellos es equivalente a la que tiene una hormiga de nosotros.” “Sin embargo, su presencia es dolorosa y se puede medir en diversas maneras. Por ejemplo, cuando nos provocan ataques de racionalidad o desconfianza, o nos sentimos tentados a violar nuestras propias decisiones. Los locos pueden detectarlos muy fácilmente -demasiado, diría yo-, ya que sienten físicamente cómo estos seres se posan sobre sus hombros, generando paranoias. El suicidio es el sello del volador, pues su mente es homicida potencial.”

    “Dices que se trata de un intercambio, pero, ¿qué ganamos nosotros con semejante despojo?”

    “A cambio de nuestra energía, los voladores nos han dado la mente, los apegos y el ego. Para ellos, no somos sus esclavos, sino una especie de obreros asalariados. Privilegiaron a una raza primitiva y le dieron el don de pensar, lo cual nos hizo evolucionar; más aún, nos ha civilizado. De no ser por ellos, aun estaríamos escondidos en cuevas o haciendo nidos en las copas de los árboles.” “Los voladores nos dominan a través de nuestras tradiciones y costumbres. Son los amos de las religiones, los creadores de las Historia. Escuchamos su voz en la radio y leemos sus ideas en los periódicos. Ellos manejan todos nuestros medios de información y nuestros sistemas de creencia. Su estrategia es magnífica. Por ejemplo, hubo un hombre honesto que habló de amor y libertad; ellos lo han convertido en autocompasión y servilismo.

    Lo hacen con todos, incluso con los naguales. Por eso el trabajo de un brujo es solitario.”

    “Durante milenios, los voladores han urdido planes para colectivizarnos. Hubo una época en que se hicieron tan descarados, que hasta se mostraban en público y las gentes los representaron en piedra. Eran tiempos oscuros, pululaban por doquier. Pero ahora su estrategia se ha hecho tan inteligente que ni sabemos que existen. En el pasado nos enganchaban por la credulidad, hoy, por el materialismo. Ellos son responsables de que la aspiración del hombre actual sea no tener que pensar por sí mismo; ¡observa no más cuánto tiempo aguanta alguien en silencio!.”

    “¿Porqué ese cambio en su estrategia?”

    Por que, en este momento, ellos están corriendo un gran riesgo. La humanidad está en un contacto muy rápido y cualquiera puede informarse. O nos llenan la cabeza, bombardeándonos día y noche con todo tipo de sugestiones, o habrá algunos que se den cuenta y avisen a los demás.”

    “¿Qué ocurriría si lográsemos repeler a esas entidades?”

    “En una semana recuperaríamos nuestra vitalidad y estaríamos brillando de nuevo. Pero, como seres humanos normales, no podemos plantearnos esa posibilidad, porque ello implicaría ir en contra de todo lo que es socialmente aceptable.

    Afortunadamente, los brujos tenemos un arma: la disciplina.” “El encuentro con los inorgánicos es gradual. Al principio no los notamos. Pero un aprendiz comienza a verlos en su ensueño y luego en su vigilia -algo que puede enloquecerle si no aprende a actuar como un guerrero (*guerrero: aquel que no tiene miedo de sí mismo). Después de que se da cuenta, puede confrontarlos.” “Los brujos manipulan la mente foránea haciéndose cazadores de energía. Es con ese fin que mis compañeros y yo hemos diseñado para las masas los ejercicios de tensegridad, que tienen la virtud de liberarnos de la mente del volador.” “En ese sentido, el brujo es oportunista. Aprovecha el empujón que le dieron y dice a sus captores: ‘¡Gracias por todo, ahí nos vemos! El acuerdo que ustedes hicieron fue con mis antepasados, no conmigo’. Al recapitular su vida, literalmente está sacándole al volador la comida de la boca. Es como si llegásemos a la tienda y devolviésemos el producto al tendero, exigiéndole: ‘¡Devuélveme mi dinero!’ A los inorgánicos no les gusta eso, pero no pueden hacer nada.” “Nuestra ventaja es que somos prescindibles, ¡hay mucha comida por ahí! Una posición de alerta total, que no es otra cosa que disciplina, crea condiciones tales en nuestra atención, que dejamos de ser sabrosos para esos seres. En tal caso, dan media vuelta y nos dejan tranquilos.”




    [u]“[u]El lado activo del infinito de Carlos Castaneda[/u][/u]


    Don Juan dijo,



    “Este es el momento adecuado del día para hacer lo que estoy pidiendo que hagas. Toma un momento para llamar la atención necesaria para hacerlo. No te detengas hasta atrapar esa sombra negra fugaz.”
    Yo vi una extraña sombra negra pasando, proyectada en el follaje de los árboles. O bien era una sombra que iba y venía, o eran varias sombras fugaces moviéndose de lado a lado o hacia arriba en el aire.

    Me parecían un pez gordo negro, un enorme pez. Era como si un gigantesco pez espada estuviera volando en el aire. Yo estaba absorto en la vista. Entonces, finalmente, me asusté.

    Se hizo oscuro para ver el follaje, sin embargo, todavía se podían ver las fugaces sombras negras.


    -”¿Qué es, don Juan?” le pregunté.


    -”Hace mucho tiempo, el brujo nativo/chamanes de México descubrieron que tenemos un compañero de por vida”, dijo, tan claramente como pudo.


    -”Tenemos un predador que vino desde las profundidades del cosmos, y se hizo cargo de gobernar nuestra vida. Los seres humanos son sus prisioneros El depredador es nuestro amo y señor que nos ha vuelto dóciles,… Indefensos. Si queremos protestar, suprime nuestras protestas. Si queremos actuar independientemente, exige que no lo hagamos.”
    Estaba muy oscuro a nuestro alrededor, y esto parecía reducir cualquier expresión de mi parte. Si hubiera sido de día, me habría reído.

    En la oscuridad, me sentía bastante inhibido.


    “Está completamente negro a nuestro alrededor”, dijo don Juan, “pero si miras por el rabillo del ojo, seguirás viendo sombras fugaces saltando a su alrededor.”
    Estaba en lo cierto. Todavía las podía ver.

    Su movimiento me mareaba. Don Juan encendió la luz, y todo pareció disiparse.

    Don Juan dijo,


    “Usted ha llegado, por su solo esfuerzo, a lo que los chamanes del Antiguo México llamaban el tema de los temas. He estado batiendo el arbusto todo este tiempo, insinuando a que algo nos está manteniendo prisioneros. ¡De hecho estamos prisioneros! Este era un hecho energético para los chamanes del antiguo México.”
    “¿Por qué este depredador ha asumido el control de nosotros de la manera que usted lo describe, don Juan?” Le pregunté. “Tiene que haber una explicación lógica.”


    “Hay una explicación”, respondió don Juan”, que es la explicación más simple del mundo. Tomaron el control porque somos alimento para ellos, y ellos nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Del mismo modo que amontonamos a los pollos en los gallineros, los depredadores nos crían en corrales humanos, corrales para humanos. Por lo tanto, su alimento está siempre disponible para ellos.”
    Sentí que mi cabeza se sacudía violentamente de lado a lado.

    No podía expresar mi profundo sentimiento de malestar y descontento, pero mi cuerpo se movía a traerlo a la superficie. Me sacudí involuntariamente de pies a cabeza.

    Me escuché a mí mismo diciendo:


    “No, no, no, no. Esto es absurdo, don Juan. Lo que estás diciendo es algo monstruoso. Simplemente no puede ser cierto, ni para los brujos, ni para los hombres comunes y corrientes, o para nadie.”

    “¿Por qué no? Preguntó calmadamente don Juan… ¿Por qué no? ¿Porque le enfurece?”

    “Sí, me enfurece”, repliqué. “Esas afirmaciones son monstruosas!”

    “Bueno”, dijo, “usted no ha escuchado todavía todas las demandas. Espera un poco más y vea cómo se siente.”

    “Yo voy a estar sujeto a un bombardeo, es decir, voy a someter su mente a tremendos ataques, y no podrá levantarse e irse, porque le tienen prisionero, sino porque algo en usted le impedirá salir, mientras que otra parte de usted se va a volver verdaderamente loco. ¡Así es que prepárese!”
    Había algo en mí que me sentí como que era “masoquista”.

    Estaba en lo cierto. No hubiera dejado la casa por nada del mundo, y sin embargo no me gustaban nada las sandeces que estaba soltando.

    Don Juan dijo,


    “Quiero apelar a tu mente analítica. Piense por un momento, y dígame cómo explicaría la contradicción entre la inteligencia del hombre, el ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias; o la estupidez de su comportamiento contradictorio.

    Los hechiceros creen que los predadores nos han dado nuestros sistemas de creencias, nuestras ideas del bien y del mal, nuestras costumbres sociales. Los depredadores son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas, y los sueños de éxito o fracaso. Nos han dado la codicia, la avaricia y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y ególatras.”

    “Pero, ¿cómo pueden hacer esto, don Juan?” Le pregunté, de alguna manera aún más enojado por lo que estaba diciendo. “¿Es que ellos susurran en nuestros oídos mientras dormimos?”

    “No, no lo hacen de esa manera. ‘Eso es una idiotez!” Don Juan dijo, sonriendo. “Son infinitamente más eficientes y organizados que eso.”

    Con el fin de mantenernos obedientes, dóciles y débiles, los depredadores se comprometieron en una estupenda-estupenda maniobra, por supuesto, desde el punto de vista de un estratega de lucha, una horrenda maniobra desde el punto de vista de quienes la padecen. ¡Ellos nos dieron su mente! ¿Me oye?

    Los predadores nos dieron su mente que se convierte en nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, malhumorada y llena de temor a ser descubierta en cualquier momento.

    “Yo sé que a pesar de que usted nunca ha sufrido hambre”, continuó, “usted tiene ansiedad de alimentos que no es otra cosa que la ansiedad del depredador que teme que en cualquier momento su maniobra va a ser descubierta, y su comida va a ser negada.

    A través de la mente, que después de todo es su mente, los depredadores inyectan en las vidas de los seres humanos lo que es conveniente para ellos. Los depredadores garantizan de esta manera un grado de seguridad para actuar como un amortiguador contra el miedo.”

    “No es que no pueda aceptar todo esto a su valor nominal, don Juan”, le dije. “Podría, pero hay algo tan odioso al respecto que realmente me repele. Me obliga a tomar una posición contradictoria. Si bien es cierto que nos comen, ¿cómo lo hacen? “
    Don Juan tenía una amplia sonrisa en su rostro.

    Estaba tan contento como un ponche. Explicó que los brujos ven a los infantiles seres humanos como extrañas bolas luminosas de energía, cubiertos de arriba a abajo con una capa de algo que brilla como una cubierta de plástico que se ajusta con firmeza sobre su capullo de energía.

    Dijo que esa capa brillante de conciencia era lo que los depredadores consumían, y que cuando un ser humano alcanza la edad adulta, todo lo que quedaba de esa capa brillante de conciencia era una estrecha franja que iba desde el suelo hasta la parte superior de los dedos del pie. Esta franja permitía a la humanidad continuar viviendo, pero sólo apenas.

    Como si estuviera en un sueño, oí a don Juan explicar que, según su conocimiento, el hombre era la única especie que tenía la capa brillante de conciencia fuera del capullo luminoso.
    Por lo tanto, se convirtió en presa fácil para la conciencia de un diferente orden. Tal como la pesada conciencia del depredador.


    Él entonces hizo la declaración más dañina que había hecho hasta ahora. Dijo que esta estrecha franja de conciencia era el epicentro de la auto-reflexión, donde el hombre estaba irremediablemente atrapado.

    Al jugar en nuestra auto-reflexión, que es el único punto de conciencia que nos queda, los depredadores crean llamaradas de conciencia que proceden a consumir en una despiadada forma depredadora.

    Ellos nos dan problemas estúpidos que obligan a brotar esas llamaradas de conciencia en aumento, y de esta manera nos mantienen vivos, con el fin de ser alimentados con la llamarada energética de nuestras pseudo-preocupaciones. Debe haber habido algo en lo que don Juan decía que era tan devastador para mí que en ese momento en realidad me enfermé del estómago.

    Después de un momento de silencio, el tiempo suficiente para recuperarme, le pregunté a don Juan,


    “¿Pero por qué es que los chamanes del antiguo México y todos los brujos de hoy, a pesar de que ven a los depredadores, no hacen nada al respecto?”

    “No hay nada que usted y yo podamos hacer al respecto”, dijo don Juan sobre una tumba, con voz triste. “Todo lo que podemos hacer es disciplinarnos hasta el punto en que no nos toque a nosotros.

    “¿Cómo puede uno pedirle a sus semejantes pasar por esos rigores de disciplina? Se reirán y se burlarán de usted, y los más agresivos le ganarán la moral… y no tanto porque no lo crean. En las profundidades de cada ser humano, existe un conocimiento ancestral, visceral acerca de la existencia de los depredadores “.
    Mi mente analítica iba y venía como un yo-yo.
    Se me fue y volvió, y me dejó y regresó de nuevo. Lo que don Juan estaba proponiendo era absurdo, increíble. Al mismo tiempo, era la cosa más razonable, simple. Explicó todo tipo de contradicción humana en la que pude pensar.



    Pero, ¿cómo podría uno haber tomado todo esto en serio?
    Don Juan me empujaba en el camino de una avalancha que me llevaría para siempre. Sentí otra oleada de una sensación de amenaza. La oleada no provenía de mí, sin embargo, estaba adherida a mí. Don Juan me estaba haciendo algo, misteriosamente positivo y terriblemente negativo al mismo tiempo. Lo sentí como un intento de cortar una película delgada que parecía estar pegada a mí.

    Sus ojos estaban fijos en los míos, en una mirada sin pestañeo.

    Movió los ojos, y comenzó a hablar sin mirarme.


    “Cada vez que te plaga una duda a un punto peligroso”, dijo, “haz algo pragmático al respecto. Apaga la luz. Penetra la oscuridad… averigüe lo que usted puede ver.”
    Se levantó para apagar las luces.
    Lo detuve.



    “No, no, don Juan,” me dijo, “no apague las luces. Estoy bien.”
    Lo que sentí entonces fue algo muy inusual para mí, miedo a la oscuridad. El mero pensamiento me hizo jadear.

    Definitivamente sabía algo visceralmente, pero no me atrevería a tocarlo, o traerlo a la superficie, no en un millón de años! (*El volador tenía miedo de ser descubierto)



    “Tú viste las sombras fugaces contra los árboles”, dijo don Juan, sentado de espaldas contra la silla.

    “Eso es bastante bueno. Me gustaría que los vieras dentro de esta habitación. No estás viendo nada. No estás más que simplemente capturando imágenes fugaces. Usted tiene la energía suficiente para eso.”
    Yo temía que don Juan se levantara de todos modos y apagara las luces, lo cual hizo. Dos segundos más tarde, estaba gritando. No sólo eché un vistazo a las fugaces imágenes, las oí zumbar por mis oídos.

    Don Juan se dobló de risa cuando encendió las luces.


    “¡Qué hombre más temperamental!” dijo. “Un incrédulo total, por un lado;. Y un pragmático total en el otro. Usted debe arreglar esta lucha interna, de lo contrario va a hincharse como un sapo grande y estallará.”
    Don Juan siguió empujando su púa más y más en mí.


    “Los chamanes del antiguo México “, dijo, “vieron al depredador. Lo llamaron el volador, ya que salta por los aires. No es un espectá*** agradable. Es una gran sombra, impenetrablemente oscura, una sombra negra que salta a través del aire. Luego, aterriza en el suelo.”

    “Los chamanes del antiguo México estaban bastante incómodos con la idea de cuando hicieron su aparición en la Tierra. Razonaron que el hombre debe haber sido un ser completo en un momento dado, con estupendas ideas y hazañas conscientes que son leyendas mitológicas en la actualidad. Y entonces todo pareció desaparecer, y ahora tenemos a un hombre sedado”.
    Quise enojarme y llamarle un paranoico, pero de alguna manera, la justicia que por lo general estaba sólo por debajo de la superficie de mi ser, no estaba allí.

    Algo en mí estaba más allá del punto de preguntarme a mí mismo mi pregunta favorita: ¿Qué pasaría si todo lo que él dice es verdad?

    En el momento en que estaba hablándome esa noche, en el fondo de mi corazón, sentí que todo lo que estaba diciendo era verdad, pero al mismo tiempo y con igual fuerza, sentí que todo lo que él decía era absurdo en sí.


    “¿Qué está diciendo, don Juan?” Le pregunté débilmente. Mi garganta estaba constreñida. Yo casi no podía respirar.

    “Lo que estoy diciendo es que lo que tenemos contra nosotros no es un simple depredador. Es muy inteligente y organizado. Sigue un sistema metódico para volvernos inútiles. El hombre, el ser mágico que está destinado a ser, ya no es mágico. Es una pieza de carne promedio.

    No hay más sueños para el hombre, sino los sueños de un animal que está siendo criado para convertirse en un pedazo de carne: trillado, convencional, imbécil “.
    Las palabras de don Juan fueron provocando una extraña reacción corporal en mí, comparable a la sensación de náusea.

    Era como si yo fuera a enfermar del estómago de nuevo. Sin embargo, las náuseas venían desde el fondo de mi ser, desde la médula de mis huesos. Yo convulsioné involuntariamente. Don Juan me sacudió por los hombros con fuerza. Sentí mi cuello bamboleándose hacia atrás y hacia adelante bajo el impacto de su control. La maniobra me calmó de inmediato.

    Me sentí más en control.


    “Este depredador”, dijo don Juan “que, por supuesto, es un ser inorgánico, no es del todo invisible para nosotros como otros seres inorgánicos. Creo que cuando somos niños lo vemos, pero decidimos que es tan horrible que no queremos pensar en él. Los niños, por supuesto, podrían insistir en enfocarlo en la vista, pero todo el mundo que les rodea les disuade de hacerlo.

    La única alternativa que le queda a la humanidad es la disciplina. La disciplina es el único medio. Pero por disciplina no me refiero a arduas rutinas. No me refiero a despertar cada mañana a las cinco y media y tirar agua fría sobre uno mismo hasta ponerse azul. Los hechiceros entienden por disciplina la capacidad de enfrentar con serenidad (*paz) aquellas experiencias que no están incluidas en nuestras expectativas.

    Para los brujos, la disciplina es un arte, el arte de hacer frente a lo infinito sin vacilar, no porque sean fuertes y duros, sino porque están llenos de asombro.”

    “¿De qué manera la disciplina de los brujos es un obstá*** para los voladores?” le pregunté.
    Don Juan examinó mi cara como si fuera a descubrir alguna señal de mi incredulidad.
    Él dijo:



    “Los brujos dicen que la disciplina hace la capa brillante de la conciencia desagradable para el volador.

    El resultado es que los depredadores se confunden. Una capa brillante de conciencia no comestible no es parte de su cognición, supongo. Después de estar desconcertados, no tienen más remedio que abstenerse de continuar con su nefasta tarea. Si los depredadores no comen nuestra capa brillante de conciencia durante un tiempo, ésta seguirá creciendo.

    “Simplificando este asunto hasta el extremo, puedo decir que los brujos, por medio de su disciplina, empujan lejos a los depredadores el tiempo suficiente para permitir que su capa brillante de conciencia crezca más allá del nivel de los dedos del pie. Una vez que se va más arriba del nivel de los dedos del pie, vuelve a crecer a su tamaño natural.

    Los chamanes del Antiguo México solían decir que la capa brillante de conciencia es como un árbol. Si no es podada, crece a su tamaño y volumen natural. Mientras el conocimiento llega a niveles superiores a los dedos de los pies, tremendas maniobras de percepción se vuelven una cuestión de tiempo.

    “El gran truco de los brujos de la antigüedad era cargar la mente de los voladores con disciplina. Los brujos descubrieron que si se gravaban la mente de los voladores con silencio interior, la instalación extranjera huiría, y le daría a cualquier practicante involucrado en esta maniobra la total certeza del origen extranjero de la mente.

    El control mental ajeno de estas criaturas vuelve, se lo aseguro, pero no tan fuerte, y comienza un proceso en el que la huida de la mente del volador se vuelve rutina hasta que un día huye de forma permanente.

    “Ese es el día en que usted deberá confiar en sus propios dispositivos que son casi cero. ¡Un día triste, en verdad! No hay nadie que le diga qué hacer. (*ohhh..) No hay mente de origen extranjero que le dicte las imbecilidades a las que usted está acostumbrado.

    Mi maestro, el nagual Julián, solía advertir a todos sus discípulos que éste era el día más duro en la vida de un brujo para la verdadera mente verdadera que nos pertenece. La suma total de nuestra experiencia después de una vida de dominación se ha vuelto tímida, insegura y cambiante.

    Personalmente, yo diría que la verdadera batalla de los magos comienza en ese momento. El resto no es más que meramente una preparación.”
    Me agité genuinamente.

    Quería saber más, y sin embargo, una extraña sensación en mí clamaba para que me detuviera. Aludía a los oscuros resultados oscuro y al castigo, algo así como la ira de Dios descendiendo sobre mí por tratar de forzar con algo velado por el mismo Dios.

    Hice un esfuerzo supremo para permitir que mi curiosidad ganara.

    Me oí decir,


    “¿Qué-qué-qué quiere decir, por gravar la mente del volador?”

    “La disciplina grava la mente los extranjeros sin fin”, respondió. “Así que, a través de su disciplina, los hechiceros vencen la instalación extranjera.”
    Me sentí abrumado por sus afirmaciones.

    Yo creía que don Juan, o estaba certificadamente loco o me estaba diciendo algo tan impresionante que todo se congeló en mí. Me di cuenta, sin embargo la rapidez con la que se recuperó mi energía para negar todo lo que él había dicho.

    Después de un instante de pánico, empecé a reír, como si don Juan me hubiese contado algo divertido.

    Incluso me escuché a mí mismo diciendo:


    “Don Juan, don Juan, ¡es usted incorregible!”
    Don Juan pareció entender todo lo que estaba experimentando. Él negó con la cabeza de lado a lado, y levantó los ojos al cielo en un gesto de fingida desesperación.

    Él dijo:


    “Soy tan incorregible, que le voy a dar a la mente del volador que lleva dentro de usted una sacudida más. Voy a revelarle a usted uno de los secretos más extraordinarios de la brujería. Le voy a describir a usted un hallazgo que le tomó miles de años a los hechiceros verificar y consolidar.”
    Me miró, sonrió maliciosamente y dijo:


    “La mente de “los voladores” huye para siempre cuando un brujo logra aferrarse a la fuerza vibratoria que nos mantiene unidos como un conglomerado de campos de energía. Si un brujo sostiene esa presión lo suficiente, la mente de los voladores huye derrotada.

    Y eso es exactamente lo que vamos a hacer, aferrarnos a la energía que los une”.
    Tuve la reacción más inexplicable que podría haber imaginado. Algo en mí realmente se sacudió, como si hubiera recibido una descarga. Entré en un estado de miedo injustificado, que de inmediato asocié con mi formación religiosa.

    Don Juan me miró de pies a cabeza.


    “Está usted temiendo la ira de Dios, ¿no?” dijo. “Tenga la seguridad, que ese no es su miedo. Es el miedo del volador, porque sabe que va a hacer exactamente lo que le estoy diciendo.”
    Sus palabras no me tranquilizaron en absoluto. Me sentí peor.

    En realidad estaba convulsionando involuntariamente, y no tenía medios para detenerlo.


    “No se preocupe”, dijo don Juan tranquilamente. “Sé, de hecho que los ataques desaparecen muy rápidamente. La mente del volante no tiene ninguna concentración en absoluto”.

    Después de un momento, todo se detuvo, como don Juan había predicho.
    Volver a decir que yo estaba desconcertado es un eufemismo. Esta fue la primera vez en toda mi vida, con don Juan o en solitario, que no sabía si iba o venía. Yo quería salir de la silla y caminar, pero tenía un miedo mortal. Estaba lleno de aserciones racionales, y al mismo tiempo lleno de un miedo infantil.

    Comencé a respirar profundamente, cuando un sudor frío me cubrió todo el cuerpo. De alguna manera, yo había desatado en mí una visión espantosa: fugaces sombras negras saltando a mi alrededor dondequiera que mirara.

    Cerré los ojos y apoyé la cabeza sobre el brazo del mullido sillón.


    “No sé qué camino tomar, don Juan”, le dije.

    “Esta noche, usted realmente ha conseguido perderme”, dijo don Juan: “Usted está siendo desgarrado por una lucha interna. Muy en el fondo de usted, sabe que es incapaz de rechazar el acuerdo de que una parte indispensable suya, su brillante capa de conciencia, va a servir como una incomprensible fuente de alimento para entidades naturalmente entidades incomprensibles.

    “Y otra parte de usted se opondrá a esta situación con todas sus fuerzas. La revolución de los brujos es que se niegan a respetar los acuerdos en los que no participaron. Nadie me preguntó si consentía en ser comido por los seres de un tipo diferente de conciencia.

    Mis padres me trajeron a este mundo sólo para ser comida, como ellos mismos, y ese es el final de la historia. “
    Don Juan se levantó de su silla y estiró los brazos y las piernas.


    “Hemos estado aquí durante horas. Es hora de entrar en la casa. Me voy a comer. ¿Quiere comer conmigo?”
    Lo rechacé.

    Mi estómago estaba alborotado.


    “Creo que es mejor que se vaya a dormir”, dijo. “El bombardeo lo ha devastado.”
    No necesité más persuasión. Me desplomé en la cama y me dormí como un tronco.

    Cuando llegué a casa, con el paso del tiempo, la idea de los voladores se convirtió en una de las principales fijaciones de mi vida. Llegué al punto en que sentí que don Juan tenía toda la razón acerca de ellos. Sin importar cuánto lo intentara, no podía descartar su lógica.

    Cuanto más pensaba en ello, y cuanto más me hablaba y me observaba a mí y a mis hermanos, los hombres, más intensa era la convicción de que algo nos estaba volviendo incapaces de cualquier actividad o interacción alguna o cualquier pensamiento que no tuviera el yo como su punto focal.

    Lo que me preocupa, así como preocupa a todos los que conocía o hablaba, era el yo. Como no podía encontrar ninguna explicación para la homogeneidad universal, yo creía que la línea de pensamiento de don Juan era la forma más adecuada de aclarar el fenómeno.

    Fui tan profundamente como pude en lecturas de mitos y leyendas. Al leer, experimenté algo que nunca antes había sentido: Cada uno de los libros que leí era una interpretación de mitos y leyendas. En cada uno de esos libros era palpable una mente homogénea.

    Los estilos difieren, pero la unidad detrás de las palabras era homogéneamente las mismas: A pesar de que el tema era algo tan abstracto como los mitos y las leyendas, los autores siempre se las arreglaban para insertar declaraciones sobre sí mismos.

    El impulso homogéneo detrás de cada uno de esos libros no era el tema afirmado del libro. En cambio, era auto-servicio. Nunca había sentido esto antes. Yo atribuía mi reacción a la influencia de don Juan. La pregunta inevitable que me planteaba a mí mismo era: ¿Es que él me ha influido a ver esto, o hay realmente una mente extranjera dictando todo lo que vamos a hacer?

    Nuevamente caí forzosamente, en la negación, y fui de la negación a la aceptación y nuevamente a la negación. Algo dentro de mí sabía que lo que fuera don Juan estaba impulsando era un hecho energético, pero algo igualmente importante en mí sabía que todo eso eran tonterías.

    El resultado final de mi lucha interna era un mal presentimiento, la sensación de algún peligro inminente viniendo a mí. Hice extensivas indagaciones antropológicas en el tema de los voladores en otras culturas, pero no pude encontrar ninguna referencia a ellos en ningún lugar. Don Juan parecía ser la única fuente de información acerca de este asunto.

    La siguiente vez que lo vi, inmediatamente saltó a hablar de los voladores.

    Le dije:


    “He hecho mi mejor esfuerzo para ser racional sobre este tema, pero no puedo. Hay momentos en que estoy totalmente de acuerdo con usted acerca de los depredadores”.
    “Enfoque su atención en las sombras fugaces que realmente ve”, dijo don Juan con una sonrisa.

    Le dije a don Juan que esas sombras fugaces iban a ser el final de mi vida racional.

    Yo las veía por todas partes. Desde que salí de su casa, fui incapaz de dormir en la oscuridad. Dormir con las luces encendidas no me molestaba en absoluto. El momento en que apagaba las luces, sin embargo, todo a mi alrededor empezaba a saltar. Nunca vi las figuras o formas completas.

    Todo lo que vi fueron fugaces sombras negras.


    “La mente del volador no lo ha dejado”, dijo don Juan. “Ha sido gravemente herida. Está intentando todo lo posible para arreglar su relación con usted. Sin embargo, algo en usted ha sido separado para siempre. El volador sabe esto. El verdadero peligro es que la mente del volador podría ganar haciendo que usted se canse y lo obligue desistir, jugando con la contradicción entre lo que ella dice y lo que yo digo.

    “Usted ve, la mente del volador no tiene competidores. Cuando se propone algo, está de acuerdo con su propia propuesta, y le hace creer que ha hecho algo de valor. La mente de los voladores le dirá que lo que Juan Matus le está diciendo es pura tontería, y luego la misma mente estará de acuerdo con su propia propuesta, ‘Sí, por supuesto, no tiene sentido’, va usted a decir. Esa es la forma en que nos vencen.

    “Los voladores son una parte esencial del universo, y ellos deben ser tomados como lo que realmente son increíbles, monstruosos Ellos son el medio por el cual el universo nos pone a prueba Somos sondas energéticas creadas por el universo”, continuó, como si estuviera ajeno a mi presencia, “y es porque somos poseedores de energía que tiene conciencia de que somos el medio por el cual el universo se vuelve consciente de sí mismo.”

    “Los voladores son los implacables desafiantes. No pueden ser tomados como ninguna otra cosa. Si tenemos éxito haciendo esto, el universo nos permite continuar.





    “La gran manipulación cósmica,” [u]de Juan G. Atienza[/u]


    “…cada grado sucesivo de evolución, cada especie, está en condiciones de dominar y de manipular a todas las que se encuentran en estadios inferiores. El vegetal domina al mineral (a la tierra) y se alimenta de él. Y así sucesivamente hasta el ser humano, que, provisto de su suprema arma mental (la razón en cuestión) domina, manipula, y se aprovecha a todos los niveles de los seres que evolutivamente le anteceden. Este factor le confiere lógica (racional) conciencia de superioridad y le hace suponer, por medio de esa suprema arma que tiene consigo, que se encuentra en la cúspide del poder cósmico o, al menos, del poder planetario.
    Pensemos un poco, aunque sea, de momento, al menos, para sacar conclusiones aparentemente perogrullescas. ¿Por qué cada especie es vencida y manipulada por las que poseen la conciencia dimensional un grado al menos superior? Creo que la respuesta es casi obvia: porque cada una de las cualidades inferiores ignora visceralmente a las que la siguen, aunque sepa que están ahí. Y, en consecuencia, no puede sustraerse conscientemente a su lógica agresión. Hablando en términos dimensionales -que son precisamente los que nos van a servir para captar en lo sucesivo la manipulación de la que somos nosotros mismos objeto- hemos de admitir que cada conciencia dimensional carece de las condiciones necesarias para captar el ataque y el dominio que se ejerce sobre ella desde otro plano dimensional.
    Todo menos admitir – porque para eso somos nosotros, la Humanidad, la cúspide de la evolución natural, o al menos eso nos hemos creído – que hay o que puede haber entidades que viven una conciencia dimensional superior a la nuestra y que, sin que nosotros tengamos la menor posibilidad de detectarlas (a menos que ellas consientan o provoquen la detección) conviven en nuestro mundo y con nosotros lo mismo que nosotros convivimos con las ovejas, los cerdos, las vacas o las orugas sederas. Y, para más exactitud, haciendo con nosotros exactamente las mismas cosas que nosotros hacemos con los animales o con los vegetales de los que nos servimos y nos nutrimos.” (* Lo que es arriba es abajo y lo que es abajo es arriba, una vez más.)



    Resolución


    Sí, lo sé, esto es difícil de asimilar por “tu” mente. Como seres humanos, no se nos anima a considerar la idea de lo paranormal o místico. Nos sentimos alentados y condicionados a considerar cosas como los OVNIS, los extraterrestres, la posesión del espíritu, esferas, la telepatía, la clarividencia, los cuentos de viejas y mitos. Si estos son de hecho los mitos entonces ¿por qué tantas personas sufren por ellos? Algunos dirán que las personas que tienen estas experiencias son delirantes o dementes, son libres de creerlo, o tal vez estén condicionados. La instalación extranjera es frecuente y muy difícil llegar a ser libre de.

    Al igual que la de los hechiceros toltecas de la antigüedad, los Chamanes era muy conscientes y perceptivos a estas entidades ocultas y tomaron las precauciones necesarias y ceremonias creadas para asegurar que las tribus y las comunidades se salvaran de ellos. Incluso los sacerdotes de hoy en día tienen rituales específicos que se utilizan hoy en día para realizar exorcismos y alejar las entidades externas que tratan de habitar un cuerpo. ¿Qué es una “posesión de espíritu” de todos modos? Se trata básicamente de un ser inorgánico o depredador que se alimenta de alguien. Las personas clínicamente dementes se etiquetan como tales, porque gran parte de su comportamiento viola lo que se consideran las normas sociales. (*Como vemos en los escritos y trabajos de Corrado Malanga.) Estos “locos inestables” son capaces de ver a los seres inorgánicos con claridad suficiente para tener conversaciones con ellos. Han desafiado al depredador hasta el punto que ellos lo ven, hablan con él y están a la altura o son las víctimas ideales de ser depredadas sin descanso.

    Las normas sociales son un sin sentido. ¿Qué es una norma social? Las normas sociales son las reglas que consideren cuál es el comportamiento apropiado, lo normal = lo más común, normas compañeras de celda de, el que dirán… Adherirse a estas “normas” esencialmente le da el derecho de comportarse de una manera engañosa y deshonesta con el fin de asegurarse que están defendiendo las expectativas necesarias para adaptarse a las normas sociales. ¿Y de dónde vienen las normas sociales? Ellos son la instalación exterior. ¿Qué pasa con la autenticidad, la honestidad y la integridad? Palabras como tantas otras muchas usadas a la ligera, llenas de connotaciones, tergiversadas y carentes de coherencia. Loco (alguien con trastorno de facultades mentales) hoy en día podría considerarse lo más cercano a mi definición de normal=sentido común (eso de común debió ser hace eones) o aquello con claridad sobre la pequeña parte de realidad que percibimos.





    En las profundidades de cada ser humano, existe un conocimiento ancestral, visceral acerca de la existencia de los depredadores.” – Carlos Castaneda

      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 12:37 pm